El peso argentino cerró este martes la sesión en 58.30 pesos por dólar, un peso más que los 57.30 registrados ayer. Aunque la buena noticia es que se mantuvo alejado de los precios máximos que se veían en algunas pantallas, de más de 61 pesos.

En el Banco de la Nación Argentina (BNA), el dólar sumó 3 pesos respecto del cierre del 12 de agosto; terminó en 58 pesos. La ganancia en el arranque de la jornada había alcanzado los 6 pesos, pero a lo largo de la jornada, el precio se desinfló.

Estos movimientos se debieron a que el dólar mayorista quedó 2.80 pesos arriba, a 55.80 pesos. Desde temprano se percibió una misma reacción: los inversores a la espera, sin operar, guiados por la cautela. Por eso es que el volumen fue muy reducido, apenas unos 600 millones de dólares.

De todas formas, en el recorte de ganancias tuvo que ver el Banco Central (BCRA), dado que vendió 50 millones de dólares en la primera subasta, al comienzo de la rueda, y 100 millones de dólares más sobre el final, además de los 60 millones de dólares licitados en nombre del Tesoro, una licitación habitual.

"Esto tranquilizó el mercado; pero se mantenía con un piso definido en 55 pesos", comentó Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio. 

No obstante, desde una mesa de dinero dijeron off the record que el desembolso final, el de 100 millones de dólares era innecesario, porque el precio no se estaba moviendo: "No sabemos por qué largó los 100 millones de dólares a poco del final. No se estaba ni operando". En esa línea, sugirió: "Le habrá dado salida a algún amigo".

También colaboró el alza de la tasa. En la segunda subasta de Leliq se adjudicaron 215,091 millones de pesos, con una tasa promedio en 74.858%, levemente por encima del 74.7% de ayer. Esta colocación permitió absorber 9,200 millones de pesos argentinos.

"Hay precios pero sin operarse. El mercado mira, es difícil ponerle el cascabel al gato", dijo Quintana en la apertura de la jornada.

Esto mismo se vio reflejado ayer, en una rueda en la que si bien el tipo de cambio se disparó 23%, lo hizo con un volumen de negocios muy reducido, de 500 millones de dólares. El volumen de este martes 13 de agosto fue levemente superior, 615 millones, de los cuales 210 millones correspondieron a las ventas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) por medio de subastas.

El economista Diego Martínez Burzaco explicó que, tras los resultados electorales del domingo, "el riesgo sobre activos argentinos sigue siendo fuerte", por lo que los inversionistas volvían a inclinarse por el dólar.

Por su parte, el banco de inversión Morgan Stanley señaló en un informe a clientes que el peso argentino puede depreciarse todavía un 20% más; esto llevaba presión al mercado en el arranque de la rueda.

Ayer el billete llegó a superarlos 66 pesos en algunos bancos privados de la plaza bursátil, aunque ventas de reservas de autoridad monetaria por 165 millones de dólares y la tasa en récord del 74% acotaron un poco al alza.

El peso volvía a liderar las bajas frente al dólar. Mientras la moneda local perdía más de 6%, el resto de las monedas de la región ganaban terreno: hasta 1.14% se apreciaba el peso colombiano. 

BCRA efectuó una subasta de venta en contado por 50 millones de dólares a un precio promedio adjudicado de 54.5298 pesos. Más temprano había licitado por cuenta del Ministerio de Hacienda; se adjudicaron 60 millones de dólares de 30 millones de dólares cada subasta.