En el segundo día de operaciones de 2019, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) finalizó con una baja de 0.54% y después de registrar un arranque positivo, fue arrastrada por Wall Street ante un aumento en la aversión al riesgo.

En cifras definitivas de cierre, el principal indicador accionario, el S&P BMV IPC, se ubicó por arriba de los 42,044.32 puntos, con un descenso de 226.82 puntos respecto al nivel previo.

Al término de la jornada accionaria, en la Bolsa Mexicana se operó 155.6 millones de títulos, por un importe económico de cinco mil 509 millones de pesos, con 42 emisoras que ganaron, 60 perdieron y nueve se mantuvieron sin cambio.

Las emisoras que contribuyeron a la baja del mercado fueron: Mexichem con un retroceso de 3.16%; Wal-Mart con una baja de 1.95 por ciento; Cemex descendió 1.94% y Grupo Financiero Banorte, con una depreciación de 1.61 por ciento.

La plaza accionaria local tuvo un desempeño más defensivo que sus pares estadounidenses, de los cuales el Dow Jones cayó 2.83 por ciento, el Standard and Poor’s 500 descendió 2.47% y el Nasdaq tuvo un desplome de 3.04 por ciento.

En la penúltima sesión de la semana, los principales mercados de capitales del mundo registraron pérdidas, en donde predominó el pesimismo en torno a las señales de una desaceleración económica global, explicó la directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, Gabriela Siller.

Además, agregó, entre los indicadores PMI que causaron incertidumbre, destaca el Caixin de China, el cual se ubicó en 49.7 unidades, por debajo de los 50.2 puntos.

No obstante, durante la sesión se observó optimismo ante la información en medios de que Arabia Saudita recortó sus exportaciones petroleras a 7.25 millones de barriles diarios, añadió.

Respecto al tipo de cambio, el peso cerró la sesión con pocos cambios con respecto al cierre de ayer, mostrando una depreciación moderada de 0.20% o 3.8 centavos y cotizando alrededor de 19.61 pesos por dólar, de acuerdo con Banco Base.

abr