El El 9 de febrero la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) incrementó en 50 puntos base el objetivo para la tasa de interés interbancaria de fondeo gubernamental a un día, para dejarla en 6.25 por ciento. Esta acción de política monetaria estuvo motivada por el significativo repunte de la inflación en enero, la inflación general alcanzó 4.72% y la subyacente, 3.84% , por el efecto acumulado de la depreciación del peso mexicano y por el impacto del fuerte incremento que tuvieron los precios de la gasolina y la electricidad

La decisión también refleja el compromiso del Banxico de lograr la convergencia de la inflación al objetivo de 3% más/menos 1 punto porcentual.

Esta acción fue muy bien recibida por los mercados financieros, con la apreciación del peso y un descenso en las tasas de mediano (10 años) y largo (30 años) plazos:

• El peso mexicano ligó su cuarta semana consecutiva de fortalecimiento. El viernes 10 de febrero el tipo de cambio spot cerró en 20.35 pesos por dólar, lo que implica una apreciación semanal de 0.21% y una apreciación acumulada de 1.87% en lo que va del 2017.

• La curva local de rendimientos mostró un aplanamiento consistente con una mayor demanda de bonos soberanos mexicanos. El rendimiento del Bono M a 10 años mostró una caída de 10 puntos base para ubicarse en 7.33% y el rendimiento del bono a 30 años cayó 23 puntos base para ubicarse en 7.80 por ciento.

En adición al buen ánimo de los mercados generado por el incremento en la tasa del Banxico, la llegada de reportes financieros positivos al cuarto trimestre del 2016 para muchas de las emisoras en la Bolsa Mexicana de Valores permitió que el Índice de Precios y Cotizaciones lograra un rendimiento semanal de 1.21% y un rendimiento acumulado de 4.72% en lo que va del año, para ubicarse en 47,797 puntos.

En torno a la compleja relación bilateral con Estados Unidos, cabe destacar que el presidente Trump tuvo su primer contratiempo, lo que no había sucedido desde que era aspirante a la candidatura del Partido Republicano.

El tropiezo fue contra el Poder Judicial de EU: primero, un juez federal suspendió la orden ejecutiva que prohibía el ingreso a EU de ciudadanos de siete países, de mayoría musulmana, y la decisión fue confirmada por una Corte de apelaciones.

Es posible que el asunto se defina en la suprema Corte, lo que tomaría algún tiempo. Este acontecimiento, que confirma la división de poderes y la existencia de contrapesos al Ejecutivo en el sistema político de EU, contribuyó al buen desempeño de los mercados financieros en México.

Por otra parte, la visita esta semana a México del secretario de Estado de EU, Rex Tillerson, en lo que podría ser el inicio formal de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), abre una posibilidad interesante.

Tillerson era director general de ExxonMobil, una de las petroleras más grandes del mundo, y el TLCAN original no incluye un capítulo de petróleo, por lo que, gracias a la reforma energética, es una de las cartas que México puede manejar en la negociación.

* Debt Senior Analyst & Portfolio Manager

Pichardo Asset Mangment.

Asesores Independientes de Portafolios de Inversión.