El presidente argentino Alberto Fernández promulgó este jueves 14 de enero la ley de interrupción voluntaria del embarazo, aprobaba en un histórico debate parlamentario el 30 de diciembre.

La ley permite acceder a un aborto hasta la semana 14 de gestación a sólo requerimiento y dentro de un plazo máximo de 10 días de expresada esa voluntad.

Con esta ley, Argentina se convierte en el país más grande de América Latina en el cual el aborto es legal, después de Cuba, Uruguay y Guyana.

En México está permitido en el estado de Oaxaca y en Ciudad de México, y en Chile el Congreso comenzó a debatir el miércoles una ley para despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación.

La movilización de miles de jóvenes y colectivos de mujeres de la llamada "marea verde" fue crucial para que la ley fuera aprobada en el Senado que había rechazado un proyecto similar en 2018.

La norma entrará en vigencia ocho días después de su publicación en el Boletín Oficial el viernes.

La norma cruzó en forma transversal a las fuerzas políticas y a la sociedad donde también cobró fuerza un movimiento antiaborto respaldado por las iglesias Evangelista y Católica en el país natal del papa Francisco.

Argentina fue pionera en la aprobación del matrimonio igualitario en 2010 y de una ley de identidad de género en 2012.