Venezuela consideró "despiadado e injustificado" el ataque de Estados Unidos, Francia y Reino Unido contra Siria, comparándolo con la invasión a Irak en 2003 y destacó que no se ha probado el uso de armas químicas por parte del gobierno de Bashar al Asad.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, expresa su "absoluta solidaridad" con Siria por "las pérdidas de vidas, heridos y daños materiales como consecuencia de este ataque despiadado e injustificado", señaló este sábado un comunicado de la Cancillería.

Caracas "repudia y condena enérgicamente el ataque militar unilateral perpetrado por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido", indicó el texto, que subraya que la acción se realizó sin aprobación de las Naciones Unidas.

En una reunión de urgencia, este sábado, el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó un proyecto de resolución que había presentado Rusia y que exigía una condena a la ofensiva del viernes contra objetivos en territorio sirio.

Estados Unidos y sus aliados acusan al gobierno sirio de haber utilizado armas químicas en la región de Duma hace una semana. Moscú denuncia esos señalamientos como un "montaje".

"Siria ha sido atacada a pesar de que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) aún no ha enviado a sus equipos de expertos al terreno", apuntó el comunicado del gobierno venezolano.

"La apresurada operación militar (...) recuerda la catastrófica invasión a Irak en 2003, justificada con el pretexto de la necesaria neutralización de armas de destrucción masiva que, tras meses de muerte y caos, reconocieron no haber localizado jamás", añadió.