Seúl.- Un comercial de televisión de la marca de ropa japonesa Uniqlo ha provocado una reacción negativa en Corea del Sur en medio de acusaciones de que se burla de las víctimas del trabajo forzado y de las trabajadoras de burdeles.

Un video de YouTube creado por un estudiante surcoreano que parodió el anuncio se hizo viral y manifestantes se dirigieron a las tiendas de Uniqlo para exigir una disculpa de la compañía.

En el comercial de Uniqlo, Iris Apfel, un ícono de estilo estadounidense de 97 años con más de 1.4 millones de seguidores en Instagram, aparece en una animada conversación con la diseñadora de moda de 12 años Kheris Rogers.

Cuando Rogers le pregunta cómo solía vestirse cuando era adolescente, Apfel dice: "¡No puedo recordar tan atrás!".

En lugar de una traducción literal de esa línea, el comercial que se emitió en Corea del Sur lleva un subtítulo que dice "¡Dios! ¿Cómo podría recordar algo que se remonta a 80 años atrás?".

Con más de 101,000 visitas en dos días, el video con la parodia de 19 segundos publicado el sábado muestra una imagen del comercial de televisión de Uniqlo, que la compañía comenzó a difundir este mes en Corea del Sur y otros mercados.

En la parodia, el estudiante universitario surcoreano Youn Dong-hyeun se encuentra con Yang Geum-deok, una mujer de 90 años que había sido forzada a trabajar para la japonesa Mitsubishi durante la Segunda Guerra Mundial.

Youn, un estudiante de historia, pregunta qué tan difícil era la vida para Yang cuando era joven. "Es imposible olvidar ese recuerdo terriblemente doloroso", responde. Youn publicó el video con subtítulos en inglés y en japonés.

Uniqlo, propiedad de la japonesa Fast Retailing Co Ltd , retiró el aviso el sábado en Corea del Sur.