Atenas. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, pidió al parlamento organizar “inmediatamente” un voto de confianza sobre su gobierno tras la dimisión de su ministro de Defensa, Panos Kammenos, contrario al nuevo nombre de Macedonia, que los griegos deben aprobar en breve.

“Vamos a proceder inmediatamente a la renovación de la confianza en nuestro gobierno (con un voto) en el parlamento para resolver las principales cuestiones de nuestro país”, dijo el primer ministro antes de designar como sucesor de Kammenos al almirante Evangelos Apostolakis.

Según la agencia de prensa ANA (semioficial), los debates sobre un voto de confianza podrían comenzar desde mañana y terminarse el jueves.

“Agradecí al primer ministro su cooperación y le expliqué que, debido a esta cuestión nacional, no podemos seguir”, añadió al término de una reunión con Tsipras.

ANEL aporta siete votos a Tsipras en las votaciones en el parlamento. Esta deserción podría desestabilizar la coalición gubernamental antes de las elecciones legislativas previstas en octubre, pero que podrían adelantarse a mayo para coincidir con las europeas.

Kammenos, que considera que el nombre de Macedonia no puede utilizarse en otro país que no sea Grecia por razones históricas, ha anunciado ya que su partido ANEL no votaría la confianza al gobierno, considerando que esto significaría dar su aval al acuerdo greco-macedonio.

El viernes, el parlamento macedonio ratificó el acuerdo sobre el cambio de nombre de su país por República de Macedonia del Norte que, para entrar en vigor, debe ahora ser aprobado por los griegos. El voto en Atenas debería celebrarse “en los próximos 10 días”, según Alexis Tsipras.

“Haremos todo posible para bloquear la ratificación del acuerdo de Prespes” sobre el nuevo nombre de Macedonia, declaró Panos Kammenos, durante una rueda de prensa. Calificó este pacto de “anticonstitucional” y reclamó un referéndum coincidiendo con las elecciones europeas de mayo.

Grecia se comprometió a cambio a levantar su veto a la adhesión de Macedonia a la OTAN y a las negociaciones de adhesión a la Unión Europea del país balcánico de 2.1 millones de habitantes.