El ex gobernador de Florida, Jeb Bush, fue muy crítico con el multimillonario favorito Donald Trump durante el sexto debate presidencial del Partido Republicano por la noche. Bush llamó a su rival desquiciada por sus políticas de migración y equivocado en sus planes de altos aranceles a las importaciones chinas.

Esto sería devastador para nuestra economía. Necesitamos a alguien con una mano firme para ser presidente de Estados Unidos , dijo Bush, después de que Trump amenazara con poner nuevas y elevadas tarifas a los productos chinos a menos de que China tome medidas para hacer su comercio con EU. Bush dijo que daría lugar a acciones de represalia por parte de China, perjudicando las exportaciones estadounidenses en China.

Trump respondió con un ataque a la personalidad de Bush. No necesitamos una persona débil para ser el presidente de Estados Unidos .

Cuestionando la propuesta de Trump sobre prohibir la entrada de los musulmanes a EU, Bush dijo que sería alejar a aliados musulmanes que luchan contra el Estado Islámico.

¿Todos los musulmanes? ¿En serio? , dijo Bush, en uno de sus momentos más fuertes después de cinco debates no muy fuertes. Estás desquiciado , dijo de los comentarios de Trump sobre el tema.

Un moderador dijo que el apoyo de Trump se había levantado en Carolina del Sur por ocho puntos desde entonces.

Once puntos para ser exactos , Trump intervino. Él respondió con una declaración general de preocupación por el terrorismo islámico: Hay que hacer algo, es malo. Tenemos que llegar al fondo de esto .

El debate cambió un poco cuando Trump reprendió a su rival, el senador Ted Cruz, por hablar mal de los valores de Nueva York . Trump ofreció un homenaje a la respuesta de la ciudad a los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001.

A la sombra de los dos, un par de rivales de menor votación -el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie y el senador Marco Rubio- cada uno trató de llamar como demasiado liberal y amables las prioridades del presidente Obama. Christie, en particular, respondió con unas palabras inusualmente duras para el propio Obama.

Este tipo es un niño petulante , dijo Christie, cuando se le preguntó acerca de los esfuerzos de Obama para sortear al Congreso con las acciones ejecutivas para expandir los controles de antecedentes sobre las compras de armas. Christie a continuación dijo que esperaba que Obama estuviera observando: ¡Vamos a patear el trasero de la Casa Blanca llegado este otoño! .