El gobierno sudafricano acusó a Donald Trump de sembrar la división en el país luego de un tuit en que el presidente estadounidense pidió a su secretario de Estado “estudiar de cerca las expropiaciones de tierra y fincas” y los “asesinatos a gran escala de granjeros blancos” en Sudáfrica.

En un tuit publicado, Trump dijo que había pedido al secretario de Estado, Mike Pompeo, ver cuidadosamente el tema de la reforma agraria en Sudáfrica.

“Le pedí al secretario de Estado @SecPompeo que estudie de cerca las incautaciones y expropiaciones de tierras y fincas en Sudáfrica y los asesinatos a gran escala de granjeros”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Trump agregó en el tuit un titular de la conservadora cadena Fox News en el que se refería especialmente a la expropiación de tierras de los agricultores blancos.

El gobierno dijo que el tuit de Trump se basó en “información falsa” y que refleja una “percepción estrecha que sólo intenta dividir nuestra nación y nos recuerda nuestro pasado colonial”. Dijo que se reuniría con el embajador estadounidense para pedir aclaraciones.

Ante la proximidad de las elecciones generales en el 2019, el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa prometió acelerar la reforma agraria con el fin, según explicó, de “reparar la grave injusticia histórica” cometida hacia la mayoría negra durante el periodo colonial y el apartheid, que terminó oficialmente en 1994.

Expropiaciones

Hoy la minoría blanca, que representa 8% de la población de Sudáfrica, “posee 72% de las fincas”, contra “solamente 4%” para los negros que son 80% de la población, según el gobierno.

Para poner fin a los desequilibrios, Ramaphosa y el gobierno del Congreso Nacional Africano (ANC) decidió expropiar especialmente a los grandes agricultores sin indemnización, y para eso busca hacer una enmienda a la Constitución.

La discusión está en curso pero, contrariamente a lo que afirma Trump, el proyecto no se ha puesto en marcha.

El jefe de Estado sudafricano confirmó ante el Parlamento su intención de llevar a cabo “expropiaciones sin compensación” pero rechazó que existan intenciones de nacionalización y prometió “reforzar los derechos de propiedad”.

Varios negros celebraron su reforma pero los blancos expresaron abiertamente sus preocupaciones.

Temen que se repitan las expulsiones violentas de agricultores blancos ordenadas a principio de la década del 2000 en el vecino Zimbabwe por el régimen de Robert Mugabe.