Washington/Mineápolis. En medio de una ola de manifestaciones durante seis días consecutivos por la muerte de un afroamericano, el presidente Donald Trump prometió restaurar el orden en Estados Unidos y amenazó a los estados con desplegar a los militares si no cesa la violencia. “Lo que pasó en la ciudad anoche (domingo) es una deshonra absoluta”, dijo.

“Estoy enviando miles y miles de soldados fuertemente armados, personal militar y agentes de las fuerzas del orden”, aseguró.

Mientras daba su discurso en el Rose Garden de la Casa Blanca, imágenes de televisión en vivo mostraban a la policía disparando gases lacrimógenos para disipar a los manifestantes en Lafayette Park, muy cerca de donde se encontraba el mandatario.

“Los alcaldes y los gobernadores deben establecer una presencia abrumadora de fuerzas de seguridad hasta que la violencia haya sido sofocada”, reiteró.

“Si una ciudad o estado se niega a tomar las medidas necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, entonces desplegaré al Ejército y resolveré rápidamente el problema por ellos”, sentenció.

Este estallido de protesta es el más extendido que ha vivido Estados Unidos desde 1968 cuando varias ciudades sufrieron incendios tras el asesinato del líder negro emblema de la lucha por los derechos civiles, Martin Luther King Jr.

Durante la mañana, el presidente sustuvo una reunión telemática con gobernadores para analizar la crisis: “Tienen que imponerse”, les dijo. “Si no se imponen, estarán perdiendo el tiempo, los van a atropellar, van a parecer un montón de idiotas”.

Este lunes la alcaldesa de Washington adelantó en cuatro horas el inicio del toque de queda, que comenzó a las 19:00 horas. En Nueva York, la restricción de movimiento comenzará a partir de las 23:00 horas.

Autopsia arroja que George Floyd murió por homicidio.

Los resultados de la autopsia realizada por las autoridades sanitarias a George Floyd revelaron que murió por “homicidio” debido a la “compresión del cuello” cuando un policía lo inmovilizó, según un comunicado del condado de Hennepin.

“Floyd, de 46 años, murió de un paro cardiorrespiratorio por “restricción y compresión del cuello” en el arresto, y la forma de muerte fue “homicidio”.

Otros detalles sobre las condiciones de salud de Floyd indican que tenía una “enfermedad cardíaca arteriosclerótica e hipertensiva; intoxicación por fentanilo; uso reciente de metanfetamina”.

Decenas de personas en silencio homenajearon a Floyd en el lugar de su muerte afuera del supermercado Cup Foods, donde el afroamericano perdió la vida. Los visitantes dejaron flores y letreros en honor a Floyd en el pavimento, donde una niña escribió con tiza: “Seguiremos luchando por ti”.

“Esto es terapéutico. Mi corazón estaba realmente apretado esta mañana”, dijo Diana Jones, una mujer de 40 años madre.