Río de Janeiro. Un tribunal federal de Brasil envió al expresidente Michel Temer de nuevo a la cárcel mientras es investigado en varios casos de presunta corrupción.

El abogado de Temer, Eduardo Carnelos, comentó a la televisora Globo que sólo podía “lamentar” la decisión del tribunal. Dijo que Temer se presentaría ante las autoridades el jueves.

“Considero que esto es una injusticia. Según tengo entendido, no hay fundamentos para esta detención “, dijo Carnelos.

El expresidente estuvo tras las rejas unos días en marzo, pero fue puesto en libertad. Niega haber cometido alguna acción ilegal.

Asumió la Presidencia en  el 2016, luego de que la entonces mandataria Dilma Rousseff fue destituida por una presunta malversación de las finanzas federales.

Durante su mandato, los fiscales acusaron a Temer de corrupción en tres ocasiones. Pero la Cámara Baja del Congreso nunca dio su consentimiento para retirarle la inmunidad para que fuera enjuiciado, la cual tienen todos los presidentes en funciones de Brasil. Su inmunidad terminó cuando dejó el cargo el 1 de enero.

De acuerdo con documentos oficiales del gobierno estadounidense filtrados por Wikileaks, Temer proporcionó información a la Embajada de Estados Unidos en Brasil desde el 2006 como informante de la inteligencia militar estadounidense.

Temer describía su estrategia para ganarse la lealtad de las clases bajas brasileñas con el fortalecimiento de programas sociales y su oposición a Lula da Silva, quien está en la cárcel.