La Casa Blanca reiteró que no apoya un acuerdo de inmigración con el Congreso que incluya extender por tres años la protección de deportación a jóvenes inmigrantes, a cambio de fondos para el muro fronterizo con México.

El subsecretario de Prensa, Raj Shah, dijo que el gobierno continúa negociando sobre una reforma de inmigración que lidie con el programa de la era de Barack Obama conocido como DACA, que protege de deportación a jóvenes inmigrantes traídos al país de niños, al tiempo que frene la inmigración ilegal y modernice el sistema de inmigración legal.

Dos funcionarios republicanos informados de las negociaciones dijeron que la llamada propuesta de “tres por tres” había sido presentada en reuniones a nivel de personal en días recientes.

Los funcionarios hablaron a condición de anonimato porque no estaban autorizados a declarar públicamente. Las discusiones fueron reportadas inicialmente por The Washington Post, que dijo que la idea era analizada como parte de una propuesta de ley de gastos.

El presidente Donald Trump ha propuesto una vía para la naturalización de 1.8 millones de inmigrantes traídos al país de niños, a cambio de 25,000 millones de dólares para el muro fronterizo y otras medidas de seguridad, además de una reducción de la inmigración legal. Muchos demócratas se oponen a esas propuestas.

Trump suspendió el DACA en septiembre, diciendo que creía que el programa era inconstitucional. Trump prometió entonces trabajar con demócratas y republicanos para proteger de la deportación a los jóvenes inmigrantes, conocidos como dreamers. En un punto prometió que aceptaría cualquier propuesta bipartidista que le fuera presentada, pero las negociaciones fracasaron.