El Cairo, Egipto- Siete personas murieron el sábado durante manifestaciones contra el Gobierno egipcio mientras miles marchaban a favor de las autoridades respaldadas por las fuerzas armadas, lo que refleja las volátiles fisuras políticas del país tres años después de la caída del presidente autócrata Hosni Mubarak.

Las fuerzas de seguridad lanzaban gases lacrimógenos y disparaban al aire para tratar de evitar que manifestantes opositores al Gobierno alcanzaran la plaza Tahrir, el simbólico centro del levantamiento de

2011 que derrocó al ex comandante de las fuerzas aéreas.

En vez de conmemorar la caída de Mubarak, una gran cantidad de egipcios acudieron a Tahrir para prometer su apoyo al jefe militar que derrocó al primer presidente electo democráticamente en la historia del país.

Los gritos a favor del general Abdel Fatah al-Sisi subrayaron el deseo imperante de que un militar decisivo acabe con la agitación política que ha sacudido Egipto desde la revolución de la Primavera Árabe de 2011 y mermado su economía.

Cuatro manifestantes murieron en distintas partes de la capital, donde se desplegaron vehículos blindados de transporte de tropas para tratar de mantener el orden, y cualquiera que quisiera entrar en Tahrir tenía que atravesar un detector de metales.

En la población de Minya, en el sur del país, dos personas murieron en enfrentamientos entre partidarios de Mursi y fuerzas de seguridad, dijo el brigada general Hisham Nasr, director de investigaciones criminales del departamento regional de policía.

Una mujer murió en la segunda ciudad de Egipto, Alejandría, durante enfrentamientos entre partidarios de Mursi y fuerzas de seguridad.

Sisi derrocó en julio al presidente Mohamed Mursi, del poderoso movimiento Hermanos Musulmanes, tras unas protestas multitudinarias contra su Gobierno, que sus críticos consideraban cada vez más arbitrario y peor gestionado, desatando una confrontación con el veterano movimiento islamista que ha afectado duramente a las inversiones y el turismo.

RRR