El Senado acordó este sábado seguir adelante con el juicio contra el exmandatario Donald Trump, sin convocar a testigos, evitando un retraso que amenazaba con extender el procedimiento por días o incluso semanas.

Los demócrata que ejercen como fiscales llegaron a un acuerdo con la defensa de Trump para admitir como evidencia una declaración de la congresista republicana Jamie Herrera Beutler sobre una llamada telefónica entre el líder de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, y Trump el día de la toma del Capitolio.

Este acuerdo abrió la vía para que comiencen los argumentos de cierre del juicio y se proceda al voto sobre si Trump es responsable de los cargos por "incitación a la insurrección", con lo que el proceso podría terminar este sábado.

rrg