Jerusalén. Sara Netanyahu, la esposa del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, fue inculpada por “fraude” y “abuso de confianza” tras una larga investigación, acusada de haber reclamado indebidamente unos 100,000 dólares en comidas, informó el Ministerio de Justicia.

Éste es el último quebradero de cabeza para Netanyahu y su familia, ya que las autoridades investigan al primer ministro por presunta corrupción en varios casos.

“El fiscal del distrito de Jerusalén presentó cargos recientemente contra la esposa del primer ministro”, indicó el Ministerio de Justicia.

A Sara Netanyahu se le acusa de haber declarado falsamente, junto a un asistente, que no había cocineros disponibles en la residencia oficial del primer ministro y pedir “cientos de comidas de catering externos, a cargo del erario público”.

Entre el 2010 y el 2013, Netanyahu, su familia e invitados recibieron “fraudulentamente del Estado cientos de comidas preparadas por un valor de 359,000 séqueles” (99,700 dólares), según el acta de acusación.

Estas acusaciones llegan en un momento en que el propio primer ministro está bajo sospecha de varios presuntos casos de corrupción.

En uno de los casos, Benjamin Netanyahu y miembros de su familia son sospechosos de haber recibido 1 millón de séqueles (285,000 dólares) en puros de lujo, champán y joyería de adineradas personalidades a cambio de favores financieros o personales.

En otro de los casos los investigadores sospechan que el primer ministro intentó alcanzar un acuerdo con el propietario de Yediot Aharonot, uno de los principales diarios israelíes, para lograr una cobertura más favorable.