Luego de la sanción del Fondo Monetario Internacional (FMI) contra el gobierno argentino por considerar que no emite estadísticas confiables desde el 2007, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, afirmó que a finales del 2013 se reemplazará la metodología del Índice de Precios al Consumidor que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El viernes, el directorio del organismo que preside Christine Lagarde instó al país a que adopte medidas correctivas sin demoras y afirmó que Argentina presenta falta de progresos en la implementación de medidas correctivas para solucionar la calidad de las estadísticas oficiales .

Por primera vez en su historia, el FMI emitió una resolución de estas características y fijó que el método de medición debe modificarse antes del 29 de septiembre del presente año.

En Buenos Aires, la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, cuestionó la resolución del FMI y atribuyó el enojo del organismo de crédito a que el país no pide préstamos al mercado financiero .

Lorenzini dijo que ninguna consultora privada ni las provincias tienen los medios para hacer una medición de la inflación que que pueda ser sustentada técnicamente . Remarcó que avanzar hacia el IPC nacional es un paso de tener estadísticas que reflejen la diversidad de la realidad de nuestra económica que tenga alcance verdaderamente federal y que, admitió, hoy no lo tienen .

El próximo 13 de noviembre, el FMI volverá a analizar las estadísticas del Indec y dijo que está dispuesto a seguir dialogando con las autoridades de Argentina .

El FMI reiteró que los datos del Indec difieren notablemente de los que manejan analistas privados y es necesario que sean de más calidad, por lo que en sus informes anuales de Perspectivas Económicas Mundiales siempre advierte de su falta de fiabilidad.

La decisión del FMI se dio a conocer casi en coincidencia con el sexto aniversario de la primera vez que el Indec difundió un índice de precios al consumidor (IPC), que según denunciaron por entonces los miembros de la Asociación Trabajadores del Estado no se correspondía con la realidad.

Desde entonces hubo varias críticas, denuncias y protestas por lo que se consideró una manipulación estadística , así como persecuciones y desplazamientos de técnicos del instituto en favor de personal que respondía al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Los diferentes organismos internacionales a los que está asociada Argentina utilizan las estadísticas que le provee el gobierno a través de sus organismos, entre los que el Indec figura en primer lugar.

En muchos casos se advierte que las estadísticas oficiales argentinas tienen diferencias de importancia con las mediciones privadas, que a su vez, están limitadas de dar a publicidad sus mediciones, por lo que mensualmente diputados de la oposición, protegidos por sus fueros parlamentarios, dan a conocer un promedio de un grupo de consultoras.

El caso más reciente fue la medición de la inflación del 2012, que analistas privados con el respaldo de diputados opositores y de la Confederación General del Trabajo calcularon en 25.6% mientras que el dato oficial, conocido el 15 de enero, reportó 10.8 por ciento.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica