París. Un grupo de mujeres portando barbas postizas irrumpe en la reunión anual de accionistas de la empresa Veolia Environment para lanzar un reto al presidente del consejo, Henri Proglio, con relación a la integración de género del consejo, dominado por hombres.

¿Es realmente sabio permitir a mujeres que definan la estrategia de una empresa, una tarea que requiere de inteligencia, la capacidad de reaccionar y una cabeza fría? , preguntó una activista del grupo feminista La Barbe, poniendo en evidencia al consejo de la empresa que sólo tiene a una mujer entre sus 17 integrantes.

El incidente es algo que se ha vuelto común en la presente temporada de juntas de accionistas, donde empresas desde Veolia hasta Axa están siendo obligadas a revisar su política de Club de Toby en la integración de sus consejos.

Los legisladores franceses están considerando una propuesta que exigiría que al menos 40% de un consejo corporativo esté integrado por mujeres en un plazo de seis años, so riesgo de que no puedan agregar a ningún consejero del género masculino.

La propuesta ya es debatida en el Senado. De ser aprobada, Francia se uniría a Noruega entre los países que han adoptado cuotas mínimas de mujeres en los consejos de las empresas.