Moscú. EL PRESIDENTE ruso, Vladimir Putin, se mostraba alegre esta semana cuando le dijo a su nación que acababa de sellar un acuerdo con el presidente Barack Obama para un cese al fuego temporal en Siria, que entro en vigor la medianoche del viernes.

Los que conocen al líder ruso dicen que a Putin le gusta estar en esas posiciones. Putin se perfila tanto en los acontecimientos mundiales como en las negociaciones de igual a igual con Estados Unidos, precisamente ése es el papel que prevé para su nación.

Pero en medio de una profunda desconfianza de ambos lados, sigue siendo incierto si el alto al fuego podrá afianzarse. Tampoco es claro si Putin estará dispuesto a ponerles límites a sus aliados sirios en su oferta de una acuerdo internacional. Algunos en el Pentágono temen que la tregua sea una finta para darle al presidente sirio, Bashar al-Assad, la posibilidad de reagrupar sus fuerzas y seguir adelante en su intento de reconquistar en su totalidad Siria.

Por ahora, el Kremlin es la imagen de la tregua y un triunfo para Rusia en parte porque estuvo por delante de EU en las negociaciones.

Después de casi dos años en los que las voces agudas de los medios estatales rusos han demonizado a Estados Unidos, esta semana el tono de Putin fue inusual. En el transcurso de su declaración a la nación, mencionó en repetidas ocasiones a Rusia y EU de manera conjunta: Expertos rusos y estadounidenses ; La Federación de Rusia y nuestros socios americanos . Realizó nueve menciones como las anteriores en todo su discurso de cinco minutos.

Evgeny Buzhinsky, un teniente general retirado que es presidente del centro ruso de estudios políticos en Moscú, dijo que el presidente Putin es sincero en su deseo de reiniciar las relaciones o tener algún tipo de normalización con Estados Unidos y con Occidente en general .

Pero con el creciente escepticismo de Washington hacia Rusia, había advertencias el jueves de los líderes rusos sobre que Obama debería hacer que sus subordinados respondan a la atención y el saludo de Putin. Muchos en la administración de Obama, especialmente el Pentágono, desconfiaban de las intenciones de Putin después de meses de ataques rusos, en los que los rebeldes apoyados por Estados Unidos han sido golpeados mientras Rusia afirmaba que sólo ha atacado al Estado Islámico. La Casa Blanca ha solicitado planes de contingencia sobre qué hacer si la tregua se derrumba.

Algunos políticos rusos dijeron que Estados Unidos debería haber colaborado con el ejército sirio desde el principio si se afirmaba que la lucha era contra el terrorismo.

Los cambios en la situación de Siria se llevaron a cabo debido a la cooperación del ejército sirio y la fuerza aérea rusa , dijo Konstantin Kosachev, jefe del comité de asuntos internacionales en la cámara alta del Parlamento ruso. Esto es porque Estados Unidos ha comenzado a reconsiderar su estrategia hacia Siria (...) debido a que no pueden lograr nada por su propia cuenta , dijo.

En la televisión estatal rusa un conducto confiable para el mensaje que el Kremlin quiere transmitir a su población se movían rápidamente para transmitir los éxitos del Kremlin en Siria.

Por otra parte, la oposición acordó respetar la tregua pero expresó serias dudas y reservas ante lo que calificó de ambigüedades y falta de un mecanismo claro para implementar el acuerdo.

Un elemento clave del acuerdo de alto al fuego es el acceso por motivos humanitarios a localidades asediadas o a las que es difícil llegar en todo el país. Naciones Unidas anunció para el miércoles el primer lanzamiento desde el aire de 21 toneladas métricas de productos de primera necesidad sobre la ciudad de Deir el-Zour, sitiada por Estado Islámico. Pero el Programa Mundial de Alimentos refirió más tarde que tuvo dificultades técnicas y que la ayuda podría haberse desviado de su objetivo.