La líder socialdemócrata Magdalena Andersson renunció este miércoles como primera ministra menos de 12 horas después de ser nombrada, luego del colapso de su coalición de Gobierno, sumiendo a Suecia en la incertidumbre política.

Andersson dijo que la decisión de retirarse del Partido Verde, el bloque menor de la coalición, la había obligado a renunciar, pero agregó que le había dicho al presidente del Parlamento que esperaba ser nombrada primera ministra nuevamente como jefa de un Gobierno de un solo partido.

El Partido Verde dijo que abandonaría la alianza de Gobierno después de que el Parlamento rechazó el proyecto de ley de presupuesto de la coalición.

"Le he pedido al presidente que sea relevada de mis deberes como primera ministra", dijo Andersson en una conferencia de prensa. "Estoy dispuesta a ser primera ministra en un Gobierno socialdemócrata de partido único".

Andersson había sido nombrada la primera mujer en ocupar el cargo más temprano ese día, pero su mandato resultó ser el más corto de cualquiera de sus predecesores.

Asumió el cargo de primera ministra de manos de Stefan Lofven como líder de una coalición minoritaria, respaldada por los partidos de izquierda y centro, pero esa alianza se derrumbó, y el partido del centro se negó a respaldar el proyecto de ley de finanzas del Gobierno.

El miércoles, el Parlamento aprobó los planes de gasto elaborados por tres partidos de la oposición, lo que llevó al Partido Verde a retirarse de la coalición y no dejó a Andersson otra opción que presentar su renuncia.

El presidente del parlamento decidirá ahora el siguiente paso en el proceso de búsqueda de un nuevo Gobierno.