Ahora que Malia Obama está planeando tomar un año sabático después de la preparatoria y antes de comenzar sus estudios en la Universidad de Harvard en el 2017, surgen algunas preguntas: ¿Qué hacen exactamente los estudiantes en un año sabático? ¿Qué piensan los colegios de ellos?

La respuesta es: Hay miles de opciones para los estudiantes que tienen los recursos para tomar un año sabático, a pesar de que no tiene por qué ser caro. Además, algunas universidades también alientan a los estudiantes admitidos a tomar un año sabático, incluyendo Harvard.

Pero, ¿qué es exactamente un año sabático? Laura R. Hosid, una experta en el tema, de Educational Placement Services en Bethesda, me dijo en una entrevista hace algún tiempo que un año sabático normalmente describe un año de descanso entre la preparatoria y la universidad . Éstos han sido populares durante mucho tiempo en Gran Bretaña y otros países, mencionó, pero han ido ganando popularidad en este país también en los últimos años, puesto que ofrecen a los estudiantes con los medios la oportunidad de viajar, explorar diferentes intereses y adquirir experiencia y madurez antes de comenzar la universidad .

No existen estadísticas sólidas sobre el número de estudiantes que toman años sabáticos en Estados Unidos, según la American Gap Association; pero la evidencia anecdótica muestra que los estudiantes se benefician significativamente de tomarse un tiempo libre. Un estudio realizado por el decano de admisiones en la Universidad de Middlebury encontró que el puntaje promedio de los estudiantes de esta universidad que había tomado un año sabático fue consistentemente más alto que los que no lo había hecho.

NOTICIA: Harvard recibe 400 mdd

En el 2012, la página web de la Universidad de Harvard mostró que entre 50 y 70 jóvenes toman un año sabático antes de entrar como estudiantes de primer año. El sitio indica:

La Universidad de Harvard anima a los estudiantes admitidos a aplazar la inscripción por un año para viajar, llevar adelante un proyecto o actividad especial, trabajar o pasar el tiempo en otra forma significativa -siempre que no se inscriban en un programa que conceda el grado en otra universidad-. También se conceden aplazamientos para el servicio militar obligatorio de dos años. Cada año, entre 80 y 110 estudiantes aplazan su matrícula a la universidad .

En el sitio web también hay un artículo titulado Time Out or Burn Out for the Next Generation , que describe cómo la educación básica y media superior se ha convertido en una presión, explicando que la formación para becas universitarias -o contratos profesionales- comienza temprano, incluso en la escuela primaria . Añade: Ante el rápido ritmo de crecimiento, hasta hoy, algunos estudiantes están claramente angustiados y se dispara el consumo excesivo de alcohol y otras conductas autodestructivas.

Los servicios de orientación de las escuelas secundarias y colegios se han expandido en respuesta al gran aumento de la demanda. Es común encontrar incluso a los estudiantes más exitosos, que han ganado todos los premios, dando un paso atrás y preguntándose si todo valió la pena. Los profesionales en sus 30 y 40 años -médicos, abogados, académicos, empresarios y otros- a veces dan la impresión de que son aturdidos sobrevivientes de algún desconcertante campamento militar que dura toda la vida.

NOTICIA: Premia Harvard a Clubes de Ciencia México

Algunos dicen que terminaron en su profesión debido a las expectativas de otra persona o que simplemente flotaban en ella sin detenerse a pensar si realmente querían su trabajo .

A menudo dicen que se perdieron por completo su juventud, no vivieron en el presente, siempre persiguiendo algún objetivo futuro mal definido.

Algunos remedios tempranos

¿Qué podemos hacer para ayudar? Afortunadamente, esta misma generación joven ofrece ideas que pueden reducir el estrés y prevenir el agotamiento. En los ensayos de los aplicantes universitarios y entrevistas, en las conversaciones y sesiones de orientación con los estudiantes universitarios y en las discusiones con los alumnos, muchos estudiantes actuales perciben el valor de tomar tiempo. Este tiempo fuera puede tomar muchas formas. Puede ser muy breve o durar un año o más. Se puede estructurar y puede dirigirse hacia la carrera, las actividades académicas o puramente personales.

Fundamentalmente, se trata de un momento para dar un paso atrás y reflexionar, para tener una perspectiva de los valores y objetivos personales o para ganar experiencia de vida necesaria en un entorno separado e independiente de las presiones y expectativas habituales.

Otras escuelas también alientan los años sabáticos. Por ejemplo, la Universidad de Princeton ofrece el programa Bridge Year y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill tiene el programa de becas Global Gap Year.

NOTICIA: Harvard premia a emprendedor mexicano

Los estudiantes que desean tomarse un año sabático deben aplicar a la universidad y, una vez aceptados, presentar un plan que explique por qué quieren aplazar sus estudios. Muchos colegios estarán encantados de cumplir.

Para aquellos estudiantes que no aplican a la universidad, con la esperanza de que las actividades llevadas a cabo durante un año sabático mejorarán su perfil de admisión, Hosid dijo: un año sabático no puede compensar las deficiencias de su registro de la preparatoria .

En entrevista nos contó lo siguiente:

¿Qué tipo de cosas hacen los estudiantes en sus años sabáticos?

Muchos estudiantes optan por pasar su año sabático en programas estructurados de voluntariado en el extranjero o en Estados Unidos. También hay muchas oportunidades para explorar intereses en el medio ambiente, las artes y otras culturas. Tomar cursos para mejorar las habilidades académicas es otra opción. Dentro de estas amplias categorías, hay una gran variedad de opciones, que van desde el estudio en el Centro Culinario Internacional en Nueva York, hasta realizar representaciones teatrales musicales en varios países; vivir con familias anfitrionas en Up With People o construir caminos en los parques estatales con la Student Conservation Association.

Una cosa a tener en cuenta es que los años sabáticos no tienen por qué ser caros o implicar viajes internacionales. City Year, parte de AmeriCorps, proporciona un estipendio y becas de 10 meses en diferentes escuelas. World Wide Opportunities ofrece comidas y alojamiento en granjas orgánicas a cambio de trabajo agrícola.

Un año sabático no necesita tener un programa para todo el año. Los estudiantes a menudo combinan diferentes opciones para explorar una serie de intereses o pueden trabajar durante unos meses para financiar una oportunidad más. Las opciones a corto plazo pueden extenderse de tres semanas en un santuario de vida silvestre en Sudáfrica a un mes estudiando francés en las Concordia Language Villages en Minnesota.

¿Cómo pueden las familias planear un año sabático?

Hay varios buenos libros disponibles, entre ellos The Complete Guide to the Gap Year, por Kristin M. White, y The Gap Year Advantage, de Karl Haigler y Rae Nelson. Sitios web como Teen Life ofrecen los listados de los programas de sabáticos por tipo. Muchas escuelas secundarias y colegios privados también tienen listas disponibles en línea. Además, USA Gap Year Fairs ofrece más de 30 ferias diferentes en todo el país. Por último, hay un pequeño número de asesores educativos que se centran en el asesoramiento del año sabático y pueden ayudar a los estudiantes a averiguar lo que quieren hacer e identificar los programas específicos que más les convengan.

Valerie Strauss escribe sobre educación y dirige el blog The Answer Sheet.