Un paquete sospechoso que se creyó era un explosivo causó una gran movilización y el cierre temporal del Metro en Long Beach, reportaron autoridades.

Tras reportarse la presencia de un paquete sospechoso en la estación de la línea azul del Metro en Long Beach, se suspendió la actividad y se acordonó el sitio por algunos minutos.

Long Beach es una zona conurbada a unos 40 kilómetros al sur del centro de Los Angeles.

La movilización y la presencia de equipos antibombas causaron el retraso en el servicio del Metro, que fue reabierto poco más de una hora después del reporte del objeto.

El paquete fue descubierto en la parte alta de una máquina vendedora de boletos en las estación Wardlow, indicó el vocero del Metro, Rick Jager.

Se indicó que como medida preventiva y mientras los equipos especiales investigaban el contenido del paquete, usuarios del Metro fueron enviados en autobuses locales a la estación Willow.

Tras detectarse el paquete, como medida preventiva la policía ordenó no sólo el desalojo de la estación sino en áreas aledañas a la misma.

El servicio de trenes fue suspendido entre las estaciones Willow y Del Amo, pero ya se ha restaurado el servicio tras declararse la falsa alarma, aseguró el vocero.

DOCH