Ciudad del Vaticano. El padre del encarcelado mayordomo del Papa Benedicto XVI dijo en una carta publicada ayer que su hijo es honesto y que espera que la verdad surja acerca de las filtraciones de documentos confidenciales del Vaticano.

Los comentarios de Andrea Gabriele fueron los primeros por parte de los familiares de Paolo Gabriele, mayordomo del Papa, quien fuera detenido el 23 de mayo después de que decenas de documentos de los apartamentos papales fueron encontrados en su casa en Ciudad del Vaticano. Se le acusa de robo con agravantes y sigue siendo el único sospechoso en el caso de filtración de documentos del Vaticano, que expone la corrupción, las luchas internas y por el poder en los más altos niveles del gobierno de la Iglesia Católica.

Mientras que Andrea Gabriele defendió a su hijo, dio a entender que la motivación detrás de las filtraciones era denunciar los abusos en aras de la purificación de la Iglesia. Agregó que esperaba que la llamada de Benedicto XVI para llevar a cabo la necesaria limpieza de la Iglesia se lleve a cabo.

Paolo es el primero en pagar el precio de una realidad que es difícil de entender hasta que el motivo de lo que ha sucedido se haga público , escribió en la carta enviada a la cadena de televisión Tgcom 24, quien la publicó en su página web.

Gabriele está encarcelado en un centro de detención ubicado dentro de los cuarteles de la gendarmería del Vaticano.