Unas 400,000 personas recibieron la orden o el consejo de abandonar sus casas este sábado en el suroeste de Japón, al producirse por tercer día consecutivo unas lluvias torrenciales que dejaron ya 29 muertos o desaparecidos, anunciaron fuentes oficiales y la prensa.

La Agencia Meteorológica Japonesa advirtió de que podría haber más deslaves e inundaciones en la isla de Kyushu (sur), donde este sábado hubo precipitaciones de hasta 110 milímetros por hora.

Las autoridades ordenaron la evacuación de unas 260,000 personas en la parte norte de la isla, donde varios ríos se desbordaron, según la prensa local. Los evacuados se refugiaron en escuelas y otros edificios públicos.

Otras 140.000 personas recibieron el consejo de abandonar sus casas para evitar un posible desastre, según funcionarios contactados por la AFP en las cuatro prefecturas de Kyushu afectadas.

Las imágenes de televisión mostraban torrentes de barro, agua llena de cascotes y casas inundadas.

El balance de muertos era por el momento de 20. Otras nueve personas estaban en paradero desconocido.

JSO