Moscú. El presidente de Ucrania, Viktor Yanukovych, ofreció la noche del sábado a dos de sus adversarios ocupar las posiciones de Primer Ministro y Viceprimer Ministro; además, se comprometió a apoyar el que se modifiquen las nuevas y estrictas leyes en contra de la protesta, y propuso cambiar la Constitución para darle más poder al parlamento.

Sin embargo, los líderes de la oposición -impulsados por la repentina erupción de protestas en todo el país, en contra del gobierno de Yanukovich y el partido gobernante- respondieron que no era suficiente.

El sábado, la capital de Ucrania, Kiev, fue testigo de una reunión dramática detrás del esfuerzo del movimiento de protesta para reducir o eliminar el poder de Yanukovich. Los líderes de la oposición han demostrado que son extraordinariamente cautelosos ante cualquiera de los pronunciamientos del Presidente; sin embargo, corren un riesgo si parecen ser demasiado intransigentes. El Mandatario aún ejerce un poder considerable y cuenta con el apoyo popular en las regiones orientales de su país.

Estamos dispuestos a asumir la responsabilidad , afirmó Arseniy Yatsenyuk, líder del partido de la oposición, Patria, y el hombre a quien Yanukovich le ofreció convertirse en Primer Ministro.

Yatsenyuk declinó la oferta por el momento. Estamos terminando lo que empezamos. El pueblo decide quiénes son nuestros líderes, no usted , exclamó. No obstante, dejó claro que hay espacio para la negociación.

En una reunión de tres horas con su oponentes, el sábado por la noche, Yanukovich le ofreció el cargo de Viceprimer ministro al boxeador Vitali Klitschko, el jefe del partido UDAR, que ha surgido tal vez como el más formidable líder de la oposición. Sin embargo, Klitschko anunció poco después ante la multitud en la Plaza de la Independencia, que no había trato.

La presunta voluntad de Yanukovych para enmendar las leyes aprobadas el 16 de enero, que restringen la libertad de expresión y de reunión, no fue suficiente, comentó Klitschko. En su lugar, él pidió su derogación, expuso.