Los noruegos votan este lunes en unas elecciones parlamentarias que podrían dar la victoria a la oposición de la izquierda y los verdes y cambiar así el rumbo del sector petrolero del país, el mayor productor de hidrocarburos de Europa occidental.

Según los sondeos, habrá una mayoría para desbancar al gobierno de centroderecha de Erna Solberg, desgastado tras ocho años en el poder.

El líder laborista Jonas Gahr Støre, un millonario de 61 años que ha hecho campaña contra la desigualdad social, parece bien situado para sucederla, pero su futura coalición, en particular el peso de los verdes, sigue siendo una incógnita.

Habrá que esperar para saber si su partido y sus aliados, el Partido de Centro (agrario) y la Izquierda socialista, obtendrán mayoría parlamentaria entre ellos o si necesitarán el apoyo de otras dos fuerzas de la oposición, los ecologistas de MDG y/o los comunistas de Rødt.

"Tengo un buen presentimiento", dijo Støre mientras depositaba su voto en un colegio de Oslo el domingo, ya que la votación se abrió un día antes en las principales ciudades.

Hasta el viernes, más de 1.6 millones de noruegos, el 42.3% del electorado, habían recurrido al voto anticipado.

Petróleo 

La "alerta roja para la humanidad" emitida a principios de agosto por los expertos en clima de la ONU (IPCC) ha puesto el calentamiento global en el centro de la campaña electoral y ha obligado al país a reflexionar sobre el destino de las actividades petroleras que lo hicieron inmensamente rico.

El informe alentó a aquellos que, a la izquierda y, en menor medida, a la derecha quieren deshacerse del petróleo.

El MDG pide el cese inmediato de todas las prospecciones petrolíferas y poner fin a la explotación petrolera en 2035, un ultimátum que rechaza Støre, licenciado en ciencias políticas en París y que fue ministro con Jens Stoltenberg entre 2005 y 2013.

Igual que los conservadores, el Partido Laborista --la otra gran fuerza en el país-- descarta renunciar a las ganancias del petróleo y aboga por una retirada gradual.

En Noruega, el sector petrolero representa el 14% del Producto Interior Bruto (PIB), más del 40% de las exportaciones y 160,000 empleos directos.

El oro negro también permitió a este país de 5.4 millones de habitantes amasar el mayor fondo soberano del mundo, con casi 12 billones de coronas en activos (unos 1.4 billones de dólares)

La demanda de petróleo está en declive. Esto ocurre por sí mismo, por la ley del mercado. No hay que decretarlo (...) sino tender puentes hacia futuras actividades", declaró a la AFP el responsable jefe de energía del Partido Laborista, Espen Barth Eide.

Según muchos observadores, el logro de un compromiso dependerá del peso electoral de los partidos de tendencia ecologista y podría implicar el cierre de ciertas aguas a la exploración petrolera, especialmente en el Ártico.

"Creo que una reconversión suave es muy importante para mantener las habilidades de la industria petrolera en una transición ecológica hacia las energías renovables", dice Fridtjof Elgesem, un residente de Oslo de 29 años.

Tras ocho años en el poder, un récord para los conservadores noruegos, y múltiples crisis (de los migrantes a la caída de los precios del petróleo, pasando por el Covid-19), es probable que la primera ministra Erna Solberg pase el testigo.

Los primeros resultados provisionales se conocerán a las 21:00 (19:00 GMT).