El expresidente brasileño Michel Temer se entregó el jueves a la policía federal, por lo que será encarcelado por segunda vez por su supuesta participación en un enorme esquema de corrupción que se extendió durante décadas.

Imágenes de televisión mostraron a Temer saliendo de su casa y entrando a las oficinas de la policía federal de Brasil en Sao Paulo.

Temer, quien fue presidente hasta fines de 2018, fue encarcelado por primera vez en marzo, pero fue liberado días después. Él ha negado repetidamente los cargos de corrupción en su contra.

Sus abogados presentaron una apelación contra la última orden de arresto.

Como parte de la investigación anticorrupción "Lava Jato", fiscales brasileños han denunciado que Temer recibió sobornos que fueron desviados de los recursos destinados a una instalación de energía nuclear brasileña y lo han acusado de encabezar una "organización criminal".

Temer asumió como mandatario en 2016 después de la destitución de la izquierdista Dilma Rousseff, de quien fue vicepresidente.