Washington. El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, hizo nuevamente un llamado para que la comunidad internacional fortalezca mecanismos de presión para lograr que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, retome el camino de la democracia.

“La única ruta posible para Nicaragua es la celebración de nuevas elecciones con un proceso con garantías, observación electoral calificada y verdadera competencia electoral en el marco de un Estado respetuoso de los derechos humanos”, dijo Almagro.

La embajadora de México, Luz Elena Baños, dijo una vez más que su país reitera su firme compromiso con los derechos humanos y democracia plena, pilares fundamentales de la organización. “Hace un llamado a los Estados Miembros de la OEA, para encontrar a través del diálogo del respeto a la soberanía y no intervención las vías que permitan fortalecer la democracia y el respeto a los derechos humanos en el hemisferio”, subrayó.

El Consejo Permanente de la OEA celebró el lunes una sesión extraordinaria en la que se evaluó la crisis sociopolítica que se vive en Nicaragua, de conformidad con la carta de la organización y la Carta Democrática Interamericana.

El 19 de noviembre pasado Nicaragua anunció su retirada del foro hemisférico y lo acusó de "injerencia", después de que la 51 Asamblea General aprobara una resolución en la que aseguraba que las elecciones del 7 de noviembre en las que Ortega fue reelegido carecieron de "legitimidad democrática" y no fueron ni libres, ni justas, ni transparentes.

Michael Campbell Hooker, representante permanente alterno de Nicaragua ante la OEA, rechazó la sesión y la tildó de “injerencista”. Además, recalcó que el gobierno de Ortega mantiene su posición “irrevocable” de desvincularse del organismo.

Aseguró que en su país nunca hubo ningún candidato detenido. “Esa mentira se cae por su propio peso”, expresó Campbell.

Varios países hablaron en la reunión sobre fomentar el diálogo con Nicaragua, pedir liberación de presos políticos y la realización de nuevas elecciones.

geopolitica@eleconomista.mx