México apuesta por tener una presencia creciente en el mundo ante retos económicos y políticos, aseguró el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Durante su participación en la inauguración de la edición 2020 de Expansión Summit, el canciller  destacó que son importantes los espacios en el Consejo de Seguridad de la ONU, así como la propuesta para que el secretario Jesús Seade dirija la Organización Mundial del Comercio (OMS) para defender los intereses comunes con otras naciones.

“Pensamos que el 2021,2022, 2023 van a ser años difíciles en el ámbito internacional por dos razones, la crisis económica que tenemos y la segunda por la tensión creciente que hay (...) Nosotros queremos que la tendencia a la cooperación se favorezca para reactivar la economía en el mundo”, aseguró.

Precisó que pese a que México defiende el principio de la no intervención ese no será motivo para que deje de fijar sus posturas y opiniones de lo que pase en el mundo.

“Lo que no favorecemos es ir más allá, intervenir, modificar aquello que corresponde al ambito de decisión particularmente de los gobiernos”, manifestó.

En cuanto al recorte presupuestal Ebrard aseguró que no ha impactado de manera negativa en la operaicón de la SRE ya que el trabajao no ha parado en cuanto a la promoción económica, turística y la defensa de las empresas.

“La SRE no ha sufrido reducciones significativas en su presupuesto. Hoy por hoy, no hemos cerrado ninguna sede en el exterior (...) Claro que nos gustaría tener un presupuesto importante en promoción, sería una buena herramienta, pero no es algo que impida hacer el trabajo”, dijo.

En cuanto a la relación con Estados Unidos aseguró que siempre se trabaja para encontrar puntos de acuerdo como el tema de seguridad y precisó que no se ha buscado un acercamiento con el candidato demócrata Joe Biden pero se buscará al ganador de las elecciones.

perla.pineda@eleconomista.mx