Ciudad de México. El Gobierno (de Nicolás Maduro) no tiene capacidad para suministrar gas a ningún país del orbe, no tenemos para nosotros mismos, comenta a El Economista Rafael Quiroz, economista especializado en temas energéticos desde Caracas vía telefónica.

Maduro propuso el pasado viernes que Venezuela se convierta en proveedor de gas a México.

"Hay que hablar con nuestros hermanos de Pemex en México, hay que hablar con el gobierno mexicano, porque he visto todo el tema del suministro de gas y el esfuerzo que está haciendo el presidente (Andrés Manuel) López Obrador para resolverlo, ahora agravado con las nevadas en Texas", indicó Maduro en un acto oficial transmitido por la televisión.

Cuestionado sobre si existe o no un stock suficiente de gas venezonalo para importar, Quiroz responde: “No hay suministro suficiente para la demanda de gas que está requiriendo el mercado interno; hay gasolina y gas para zonas metropolitanas; pero para el interior del país no hay gas”.

Las declaraciones de Maduro resultan sorpresivas si se toma en cuenta las múltiples crisis que acumula Venezuela. El sentido de las palabras de Maduro son mera retórica para intentar crecer en importancia frente a Estados Unidos dada la crisis que levantó tormentas polares en estados como Texas. Para Rafael Quiroz las palabras de Maduro “no solo se está burlando del pueblo de México sino (también) del venezolano”.

“El Gobierno (de Maduro) es irresponsable por sus afirmaciones y, desde luego, por su falta de seriedad tratándose de un país como México”, afirmó.

Gas quemado

Para José Toro Hardy, que integró el directorio de la petrolera estatal PDVSA antes de la llegada del chavismo al poder: “No hay cifras oficiales de producción de gas natural en Venezuela, pero al caer la producción petrolera, también ha caído la producción de gas" en esa proporción, comentó a la agencia AFP.

"En Venezuela no hay gas, ni pensar en enviar a México", insistió Toro quien coincide con las palabras de Quiroz: "El gas que se produce en los yacimientos profundos del nororiente de Venezuela anteriormente se aprovechaba o se reinyectaba al yacimiento, ese gas hoy día se está quemando", afirma Toro.

Rafael Quiroz equipara la burla de Maduro hacia México y a los propios venezolanos, con “un ciego que se ofrece a un inválido para guiarlo por un camino o por vías laberínticas”.  Su oferta es “demagógica y vulgar”.

El abastecimiento de gas, sobre todo doméstico, es escaso en el país venezolano, lo que ha obligado a muchas familias a cocinar con leña al no poder pagar los altos precios en el mercado negro.

Pero un dictador miente todo el tiempo.

geopolitica@eleconomista.mx