Los Ángeles anunció este lunes que no reabrirá sus escuelas en agosto para el nuevo año escolar, sino que mantendrá un modelo virtual ante el aumento de casos del nuevo coronavirus en la región.

El superintendente del segundo mayor distrito escolar de Estados Unidos, Austin Beutner, indicó que "aunque el año comenzará el 18 de agosto como previsto, no habrá estudiantes en las instalaciones escolares".

"La salud y seguridad de la comunidad escolar no es algo que podemos poner en riesgo", señaló en un mensaje grabado.

El anuncio se produce en medio de presiones del gobierno del presidente Donald Trump para que las escuelas abran en el otoño boreal, a pesar de los récords de nuevos infectados en varias partes del país, incluida California.

San Diego se unió a Los Ángeles en la decisión de comenzar el año a distancia hasta que las condiciones sanitarias estén dadas para retomar las clases presenciales.

"La altísima tasa de infección de las últimas semanas deja claro que la pandemia no está bajo control" en California, indicó un comunicado conjunto de ambos distritos escolares.

"El coronavirus no tomó vacaciones de verano como muchos esperaban", siguió. "De hecho, el virus ha acelerado sus ataques a nuestra comunidad".

Las autoridades indicaron que ofrecerán más recursos para que profesores, alumnos y padres se entrenen en el modelo virtual.

También continuará la distribución de comida gratuita en las escuelas.

Los Ángeles reporta más de 130,000 casos positivos de coronavirus, 40% del total del estado de California. Solo el domingo se reportaron 3,322.

Trump ha presionado para retomar totalmente las clases presenciales en escuelas y universidades de todo el país, que analizan cómo balancear la necesidad de una reapertura con las preocupaciones por el contagio de Covid-19.

El presidente amenazó incluso con cortar fondos federales a los centros educativos que no abran.

Pero el superintendente Beutner estimó que el gobierno debe aumentar los fondos para las pruebas y el rastreo de contactos, para que las escuelas puedan reabrir de forma segura más adelante.

"Hay un imperativo de salud pública para evitar que las escuelas se conviertan en una caja de petri", dijo, refiriéndose a un recipiente cerrado usado en laboratorio para cultivar microorganismos.

La Secretaria de Educación, Betsy DeVos, dijo el domingo a CNN que los niños "necesitan volver a las aulas", reconociendo que las condiciones locales deben ser tomadas en cuenta en la reapertura.

rrg