Londres. Londres y partes del sureste de Inglaterra serán puestos esta semana en el nivel más alto de alerta contra el coronavirus debido al aumento de los contagios, según parlamentarios británicos que fueron informados el día de ayer 14 de diciembre, por el ministro de Sanidad.

El ministro Matt Hancock compareció en el Parlamento y dijo que  la medida entrará en vigor en la madrugada del día de hoy.

El paso al tercer nivel de alerta significa el cierre de hoteles, bares y restaurantes -que sólo podrán vender comida para llevar- y locales culturales como cines, teatros y museos.

Todo el que pueda está llamado a trabajar desde casa y se deben evitar los viajes no esenciales.

Las medidas contra la propagación del virus incluyen también una limitación de los contactos sociales: prohibición de encontrarse con personas con quien no se conviva, incluso en el exterior, con pocas excepciones.

Escuelas, comercios y salones de belleza y peluquerías pueden permanecer abiertos.

Temiendo esta decisión, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, había advertido recientemente de que la imposición del nivel más estricto de restricciones sería “catastrófico” para el sector de la hostelería y la restauración durante el período de Navidad.

En respuesta a la propagación del virus en las escuelas secundarias, el gobierno lanzó la semana pasada una campaña de pruebas para niños de 11 a 18 años en siete de los 32 distritos de Londres y partes de Essex y Kent.

Dos de los distritos de la capital británica, Greenwich e Islington, han optado por cerrar las escuelas.

Uno de los países más afectados de Europa, con más de 64,000 muertes, el Reino Unido, que ha sufrido dos confinamientos desde el comienzo de la pandemia.

En todo el país, las restricciones se relajarán durante cinco días en torno a la Navidad para permitir los viajes y que hasta tres hogares pasen las fiestas juntos.