La ausencia de los presidentes de El Salvador, Mauricio Funes, y de Honduras, Porfirio Lobo, bajó el perfil a la cumbre centroamericana que se celebra este sábado en Guatemala para analizar estrategias alternativas en el combate al narcotráfico, incluida la despenalización.

Funes y Lobo suspendieron a última hora su participación en la cita, que tiene lugar en la ciudad colonial Antigua Guatemala, 45 km al suroeste de la capital guatemalteca.

Los únicos dos mandatarios de la región que llegaron a la base de la Fuerza Aerea Guatemalteca fueron la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y su colega panameño, Ricardo Martinelli, según confirmó a la AFP una fuente de la Presidencia guatemalteca.

De la llegada del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, no se tenía certeza, aunque su participación había sido confirmada en el transcurso de la semana.

La fuente dijo que todo estaba preparado y que la reunión se iba a realizar en un antiguo convento católico que ahora funciona como hotel, aunque a las 12H30 locales (18H30 GMT) no había dado inicio el encuentro, inicialmente programado para la mañana.

La reunión, que fue convocada por iniciativa del presidente guatemalteco Otto Pérez, busca encontrar "nuevas rutas" para combatir el narcotráfico ante el fracaso de la guerra frontal que impulsa Estados Unidos y que cuesta miles de muertos a la región, afirmó este sábado la vicepresidenta guatemalteca, Roxana Baldetti.

"Esta reunión es el inicio de una discusión" en busca de "acuerdos, consensos, ideas, para conseguir detener la ola de violencia que genera el narcotráfico", agregó.

En Honduras, la vocera de la Cancillería, Conchita Montoya, confirmó que el presidente Lobo desistió de asistir y dijo que será representado por el vicepresidente Samuel Reyes, pero no dio a conocer las razones de la decisión.

También el canciller, Arturo Corrales, suspendió el viaje y designó al vicecanciller Salomé Catellanos para que asistiera en su nombre, agregó Montoya.

La noche del viernes, el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, anunció que no acudiría a la cumbre, mediante un comunicado oficial en el que tampoco se explican las razones de la decisión.