Guatemala. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, descartó en Guatemala que pretenda buscar la reelección en caso de que sea reformada la Constitución de su país, y respaldó al cuestionado Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Quiero dejar claro que yo no me voy a beneficiar de ninguna de las reformas que se harán en Honduras, pero vamos adelante con las reformas, cumplo con mi deber y cumplo con mi pueblo", afirmó Lobo durante un foro sobre Centroamérica en la capital guatemalteca.

"Para que no se confundan las cosas, yo como presidente he sido claro, tengo un contrato social con el pueblo hondureño del 27 de enero de 2010 al 27 de enero de 2014", dijo Lobo en el Foro Regional Esquipulas, en el que participan dos presidentes (el otro es el guatemalteco Alvaro Colom), cuatro ex gobernantes, académicos y empresarios.

La Constitución hondureña prohíbe la reelección y las candidaturas de los ex mandatarios, pero los partidarios del ex presidente Manuel Zelaya, derrocado en un golpe de Estado en 2009, promueven una reforma para permitir que su líder pueda postularse en las elecciones de 2013.

El Congreso hondureño aprobó en febrero un procedimiento de consultas populares para reformar la Constitución, algo que intentó hacer Zelaya y que condujo a que fuera derrocado por el ejército con el aval del Congreso y la Corte Suprema.

Lobo defendió estas reformas diciendo que "el pueblo tiene el derecho a ser consultado y a decidir".

La actual Constitución, dictada en 1982 al finalizar una época de dictaduras militares, prohibía modificar algunos artículos, incluidos los que impiden la reelección.

Lobo criticó que el sistema político hondureño excluya en la toma de decisiones "al pueblo común, las masas pobres y los grupos étnicos", críticas similares a las que ha hecho desde hace tiempo Zelaya.

Además, Lobo defendió en su intervención al Parlacen, cuestionado por su inoperancia y por haber tenido entre sus diputados a algunos políticos y ex gobernantes acusados de corrupción.

"Yo siempre he defendido al Parlacen, porque hay que ir a la motivación de la cosas y se fundó pensando en una Centroamérica unida, igual que los demás organismos de integración", alegó.

Costa Rica nunca se ha integrado al Parlacen, con sede en Guatemala, mientras que Panamá lo abandonó en 2010.