Tegucigalpa.- El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, anunció la separación temporal de las autoridades penitenciarias para garantizar una investigación eficaz de las causas del incendio del penal de Comayagua que dejó al menos 357 muertos.

"Haremos toda la investigación para determinar qué provocó esta lamentable e inaceptable tragedia, para sentar responsabilidades", dijo Lobo, en cadena de radio y televisión, al anunciar la "suspensión de los cargos" para " garantizar un proceso investigativo de total transparencia".

El siniestro, que según las autoridades podría haber dejado más de 300 muertos, comenzó a las 22H50 locales del martes (04H50 GMT del miércoles) por causas aún desconocidas, y fue controlado por los bomberos unas tres horas después.

"Agradezco las muestras de solidaridad con el pueblo hondureño. Estamos reunidos con el Consejo de Defensa de Unidad Nacional para tomar medidas urgentes y atender esta tragedia que nos enluta a todos los hondureños", dijo Lobo, quien precisó que recibió llamados de apoyo de varios gobiernos, como los de Colombia, Venezuela y Nicaragua.

Adelantó que la investigación estará a cargo de "figuras de mucha autoridad moral con el acompañamiento y la observación internacional, en el marco de lo que demandan las leyes nacionales, que garanticen la certeza y confiabilidad de sus conclusiones".

En su mensaje al país, el mandatario expresó las condolencias de su gobierno a las decenas de familias que perdieron a parientes.

"Mi más profundo sentimiento de solidaridad a las familias que hoy lloran ese inconsolable dolor. Y como uno de los más convencidos y fervientes defensores de los derechos humanos y la fe espiritual que humildemente invoco, mi corazón está con ustedes", subrayó.

Las autoridades investigan varias versiones, una de es éstas que el incendio habría sido provocado por un cortocircuito y la otra por uno de los reclusos, que según las autoridades prendió fuego a un colchón con aparentes fines suicidas.

Galería: Incendio en penal de Comayagua

apr