Un creciente número de legisladores estadunidenses expresó hoy su rechazo a las polémicas iniciativas antipiratería del Congreso, en medio de la protesta global de los mayores sitios de internet contra límites a la libertad de expresión.

Los republicanos Marco Rubio, Roy Blunt, Mark Steven Kirk, Paul Brown y Darrell Issa, entre otros, cuestionaron el impacto de las iniciativas de ley de Protección a la Propiedad Intelectual (PIPA) o para Detener a la Piratería en Línea (SOPA).

"He decidido retirar mi apoyo a PIPA (...) Hemos escuchado preocupaciones legítimas sobre el impacto que podría tener en internet y sobre una expansión potencialmente irracional del poder del gobierno" en la red, escribió en su blog el senador Rubio, de origen cubano.

PIPA, propuesta por el senador demócrata Patrick Leahy, otorga nuevos poderes para bloquear sitios de internet, especialmente foráneos, que ofrezcan copias ilegales de música, películas o programas de televisión. Hasta la semana pasada, la propuesta era apoyada por 43 legisladores.

El senador republicano Roy Blunt, quien fuera miembro del liderazgo republicano en la Cámara de Representantes en la legislatura pasada, anunció este miércoles el retiro de su copatrocinio a PIPA por considerar que tiene fallas estructurales.

El líder senatorial Harry Reid está empujando esa legislación que está profundamente equivocada (...) El derecho a la libre expresión es una de los cimientos más básicos (...) y me opongo firmemente a sancionar el derecho a la libre expresión de los estadunidenses', señaló Blunt.

En la Cámara de Representantes, el presidente del Comité Judicial, el republicano Lamar Smith propuso una iniciativa similar para Detener la Piratería en Línea (SOPA), que contaba con 25 patrocinadores antes de las últimas deserciones.

Darrell Issa, republicano de California y presidente del Comité de Supervisión, dio la espalda a la propuesta de algunos de sus colegas y aplaudió la protesta que se llevó a cabo en la red.

Este esfuerzo sin precedentes ha dado un golpe de timón al esfuerzo de cabildeo de grupos de interés que no están acostumbrados a que les digan que no", señaló Issa.

Las gigantes cibernéticos como Google, Yahoo, Twitter y Facebook se oponen a SOPA, que otorga poderes al Departamento de Justicia para pedir a éstos bloquear sitios que considere ilegales, y participan de distintas maneras este miércoles en una protesta cibernética.

Varios legisladores republicanos y demócratas están redactando proyectos de ley alternativos.

Estaba previsto que SOPA fuera votada el mes pasado, pero la oposición en su contra llevó a Eric Kantor, líder de la mayoría republicana de la Cámara de Representantes, a posponer su consideración.

SIGUE: LA COBERTURA COMPLETA SOBRE LA LEY SOPA