Bogotá. El ministro de Defensa colombiano ofreció el lunes una recompensa de 1 millón de dólares por la captura o información de uno de los líderes de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El ministro Guillermo Botero dijo a la cadena local Caracol que “3,000 millones de pesos (1 millón de dólares) estamos ofreciendo, esperamos la colaboración de la ciudadanía” y señaló que según informes de inteligencia el guerrillero Hernán Velásquez, alias el Paisa, se encuentra en algún lugar del país.

“Es que aun en la eventualidad de uno saber dónde se encuentra la persona, capturarlo no es un asunto fácil, es un asunto complejo”, añadió.

Botero admitió que existe la posibilidad de que Velásquez haya estado en Venezuela. “Él es una persona que en algunos momentos ha podido, nunca tuvimos la prueba, estar en el exterior, ya que estaba muy cerca de la frontera. Esta posibilidad como tal existió”.

El viernes, el Tribunal Especial para la Paz ordenó la detención de Velásquez, quien durante muchos años fue uno de los comandantes más temidos de las FARC, por no contribuir a los esfuerzos de reconciliación estipulados en el acuerdo de paz firmado en el 2016.

Respuesta de las FARC

El hoy partido político de la extinta guerrilla de las FARC pidió a organizaciones internacionales mediar en la decisión tomada el pasado viernes.

“Solicitamos a la segunda Misión de las Naciones Unidas y a los países garantes del acuerdo considerar la posibilidad de hacer gestiones para que el Paisa pueda asistir ante la jurisdicción, razón por la cual demandamos del gobierno nacional y de la Fiscalía General de la Nación las garantías políticas y jurídicas para que se cumpla tal fin”, señaló el partido político a través de un comunicado.

En la misiva argumentó que el Paisa no se habría presentado a la JEP por razones de seguridad y recordaron que en febrero la misma jurisdicción pudo corroborar que se realizó un operativo militar en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Miravalle (Caquetá), en el que se pretendía atacar la integridad física de Velásquez y de Luciano Marín Arango, conocido como Iván Márquez.

El movimiento político sostuvo que ofrecer dinero para capturarlo, viola la Constitución y las garantías procesales argumentando que esta acción es ilegal en la medida que aún quedan recursos legales para defender al exmiembro de las FARC. En este mismo sentido, la dirigencia política señaló que hasta el momento Velásquez no ha cometido ningún delito.

Lallegada de Iván Duque reconfigura el proceso de paz.