El presupuesto del presidente Donald Trump contraviene su exhortación a enfocarse en la salud mental y la seguridad escolar en respuesta a la balacera del miércoles en una escuela de Florida en la que murieron 17 personas.

El proyecto de gastos recortaría la principal fuente de fondos públicos para el tratamiento de la salud mental: el programa gubernamental Medicaid, el cual apoya a más de 70 millones de personas de bajos ingresos y discapacitadas. La operación del Medicaid sería entregada a los estados, con un límite al financiamiento federal en el futuro.

El presupuesto también incluye un recorte de 36% a un programa de subvenciones del Departamento de Educación que respalda el incremento de la seguridad en las escuelas.

El presidente Donald Trump anunció que viajará a Florida para reunirse con familiares de las víctimas de la masacre y enfatizó la necesidad de luchar contras las enfermedades mentales para evitar ese tipo de tragedias.

En un discurso desde la Casa Blanca, Trump se dirigió directamente a los niños del país, diciéndoles: “Ustedes no están solos, nunca lo estarán”. En ningún momento se refirió a la necesidad de reforzar el control de armas.

El gobernador de Florida, Rick Scott, reveló que le dijo al titular de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que “si alguien está trastornado mentalmente, no debería tener acceso a armas”.