Uno de los aspectos que más cambia en las ciudades con su crecimiento es el paisaje y la vegetación. Sin embargo, pocas cosas naturales sobreviven en las grandes ciudades. Se espera que, en mayor o menor medida, las urbes cuenten con jardines, parques y árboles en las calles que tenazmente se aferran a la vida en nuestras sufridas banquetas y camellones.

Debido a la dinámica económica actual, los centros urbanos se han convertido en el destino de millones de personas a nivel mundial que buscan mejores opciones laborales, ello convierte a las ciudades en grandes plastas de cemento y asfalto sobre lo que antes eran largas superficies arboladas.

Lo que motiva a la migración a las grandes ciudades se hace evidente. Las ciudades son tierra de oportunidades laborales, de ideas y de conocimientos, es decir, los elementos básicos para el crecimiento económico. El origen y crecimiento de las ciudades es económico y de pendiendo de la zona geográfica en la que se encuentren se les puede clasificar en desarrolladas, en desarrollo y emergentes.

A nivel mundial, más del 80% de la actividad económica global ya se concentra en las ciudades. Según el indicador City600 que elabora The McKenzie Institute, tres cuartas partes del PIB mundial provienen de la actividad económica que se realiza al interior de los 600 centros urbanos más grandes del planeta. De esas seis centenas de ciudades, 440 se ubican en países con economías emergentes o en desarrollo. Se cree que para el año 2025, 20 de las principales megas ciudades estarán ubicadas en países emergentes liderados por China e India, pero no se pueden descartar Sao Paulo, Moscú, Ciudad de México, Estambul, Lagos y Dhaka.

Existen alrededor de 34 mega ciudades en el mundo. Se considera una mega ciudad a aquellas metrópolis que tienen más de 10 millones de habitantes. Según datos de la ONU, en 1950 el 30% de los habitantes de la tierra vivía en ciudades; para el 2015 la cifra llegaba al 54% (3,960 millones de personas); para el 2030 un 60% de la población mundial vivirá en urbes, lo que supondrá 5,060 millones de personas. Según el Banco Mundial en las próximas cuatro décadas, nueve de cada 10 latinoamericanos vivirá en una ciudad.

No es ninguna novedad aseverar que el crecimiento acelerado de las no planificadas se ha dado en un contexto de deficiencias y vacíos de la planeación urbana, su normatividad y de extensiones y zonas dispersas fragmentadas y excluyentes.

La urbanización es una tendencia que busca la transformación del espacio urbano para bien. En ocasiones, sobre todo en las ciudades en desarrollo y emergentes, la rápida expansión de las ciudades se lleva a cabo sin ninguna estrategia de planificación del uso de la tierra. En consecuencia, la presión humana tiene efectos altamente perjudiciales sobre los bosques, paisajes y áreas verdes y sus alrededores.

LISTA: 4 necesidades de las megaciudades del futuro

Los efectos ambientales de la urbanización a menudo son intensificados por el cambio climático e incluyen el aumento de la contaminación, la disminución de la disponibilidad de alimentos y recursos, así como el aumento de la pobreza y la frecuencia de eventos climáticos extremos. Los grandes árboles de las ciudades son excelentes filtros para los contaminantes urbanos y las pequeñas partículas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO (por sus siglas en inglés: Food and Agriculture Organization), pasar tiempo cerca de los árboles mejora la salud física y mental aumentando los niveles de energía y la velocidad de recuperación, a la vez que descienden la presión arterial y el stress. Los árboles colocados de manera adecuada entorno a los edificios reducen las necesidades de aire acondicionado en un 30% y ahorran entre un 20% y un 50% de calefacción. Los árboles proporcionan hábitat, alimentos y protección a plantas y animales, aumentando la biodiversidad urbana.

ARTÍCULO: ¿Qué es la publicidad exterior o lo que unió a Slim con JCDecaux?

El MIT se asoció con el Foro Económico Mundial para crear Treepedia , un sitio con mapas interactivos que muestran la densidad de zonas verdes en algunas ciudades del mundo. Los investigadores utilizaron información de Google Street View para determinar lo que llaman el "Green View Index (Índice del Paisaje Verde)", una calificación que cuantifica el porcentaje de cobertura total de áreas verdes de cada ciudad basada en imágenes aéreas. Cuando el proyecto se lanzó en 2016, Treepedia presentó sólo 10 ciudades, pero el equipo ha añadido 13 más a la lista.

Estos son las 15 ciudades con mayor porcentaje de áreas verdes en el mundo:

1. Singapur, Singapur 29.3%

2. Sídney, Australia 25.9%

3. Vancouver, Canadá 25.9%

4. Cambridge, Massachusetts 25.3%

5. Durban, Sur África 23.7%

6. Johannesburgo, Sur África 23.6%

7. Sacramento, California 23.6%

8. Frankfurt, Alemania 21.5%

9. Ginebra, Suiza 21.4%

10. Ámsterdam, Holanda 20.6%

11. Seattle, Washington 20%

12. Toronto, Canadá 19.5%

13. Miami, Florida 19.4%

14. Boston, Massachusetts 18.2%

15. Tel Aviv, Israel 17.5%

ruy.rebolledo@eleconomista.mx