Si hay un miembro del gabinete del presidente Trump que está en una zona de conflicto, podría ser Kirstjen Nielsen. Se trata de la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, y ella parece estar dispuesta a decir casi cualquier cosa públicamente para volver a ponerse del lado del presidente.

Tras bambalinas, Nielsen está luchando contra la decisión de Trump de separar a los niños migrantes de sus respectivos padres al cruzar la frontera con México. El domingo por la noche, ella escribió en Twitter que tal política es inexistente. “No tenemos una política de separación de familias en la frontera”, dijo.

Uno podría argumentar que es técnicamente cierto. También es completamente deshonesto.

Si bien ninguna ley declara que los niños deben ser separados de sus familias, la administración Trump ha decidido interpretar la ley para poner en la cárcel de manera ilegal a aquellos que cruzan la frontera sin importar si llevan niños, y claro, los niños no pueden ser encarcelados. El resultado ineludible de eso es que los niños deben ser separados de sus familias, algo que no ocurría en las dos administraciones pasadas.

Ayer, Nielsen respondió acusaciones respecto a que la administración de Trump “no era humanitaria”. “No estamos haciendo ninguna de esas cosas. Estamos haciendo cumplir las leyes aprobadas por el Congreso”, respondió.

Nielsen ha tratado de distanciarse de las posturas de Trump pero en el intento ha ido perdiendo credibilidad debido a sus contradicciones.