El embajador de Cuba en México, Pedro Núñez Mosquera, habla a El Economista sobre la visión geoestratégica de su país.

¿Qué resultados arrojó el reciente encuentro entre los cancilleres Luis Videgaray y su homólogo Bruno Rodríguez?

El canciller Videgaray visitó en diversas ocasiones Cuba y registramos periódicamente el avance de las relaciones bilaterales y de cooperación.

—¿Cómo evalúa la presencia de inversión mexicana en Cuba?

Cerca de 40 empresas mexicanas tienen una presencia permanente y tenemos relaciones comerciales con más de 100. México es nuestro segundo socio comercial de América Latina y  sexto del mundo como principal emisor de turistas hacia Cuba.

—¿Cuál es la perspectiva para la oficina ProMéxico en Cuba y en la zona desarrollo en Mariel?

El organismo ProMéxico trabaja para internacionalizar el comercio mexicano, en estrecha relación con ProCuba y los resultados están a la vista con la presencia física de las empresas mexicanas. Con relación a la zona especial de Mariel, la primera empresa asentada ahí es mexicana y a la fecha, contamos con otras tres en proceso de ocupar nuevos espacios.

—¿Cómo califica el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos?

No sólo coadyuva a la normalización de la relación entre ambos países. Implica la eliminación del bloqueo económico, comercial y financiero con el que se pretende asfixiar a nuestro pueblo y la devolución del territorio usurpado en Guantánamo.

—¿Cómo resiste Cuba el bloque económico impuesto por EU?

Anualmente, la Asamblea General de ONU aprueba, por abrumadora mayoría, con la excepción de Israel y Estados Unidos, la resolución que pone fin al bloqueo económico y comercial, una medida genocida que según la Convención de Viena viola el derecho internacional.

—Desde el punto de vista de la diplomacia regional, ¿cómo observa a Cuba frente a la CELAC?

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es el único órgano que por primera vez, desde el llamado descubrimiento en el siglo XV, une a todos los países de América Latina y el Caribe sin la presencia de potencias foráneas y es el principal foro de concertación. En la reunión que hubo en La Habana se aprobó la Proclama de Paz para la concertación e integración de todos nuestros países latinoamericanos.

—¿Cómo sitúa la agenda bilateral México-Cuba?

Ambas naciones mantienen relaciones históricas y raíces culturales profundas, pues muchos cubanos lucharon en la guerra de Independencia de México; ustedes por la nuestra, incluso fueron a enseñarnos medicina, artes escénicas, y ahora, vía la cooperación en salud, deporte y comercio.

—¿Cómo incide en la agenda de América Latina la relación de Cuba con Estados Unidos?

Mantenemos un diferendo de 200 años, por un lado, el derecho de Cuba de ser independiente y por el otro, de la potencia del norte de anexarnos que se agudizó después del triunfo de la Revolución Cubana, el 1 de enero de 1959.