Washington. El senado confirmó este miércoles a Kelly Knight Craft para servir como embajadora del presidente Donald Trump ante las Naciones Unidas, aunque para los demócratas la nueva titular carece de las cualidades necesarias para el cargo.

Confirmada con 56 votos a favor y 34 en contra, Craft quien se desempeñaba como embajadora en Canadá sucederá a Nikki Haley, quien renunció en diciembre del 2018.

A lo largo de su proceso de confirmación, Craft luchó para disipar las preocupaciones de los demócratas sobre las importantes inversiones de su familia en la industria de los combustibles fósiles. También rechazó las acusaciones sobre que había pasado demasiado tiempo lejos de su puesto en Ottawa, argumentando que su viaje por Canadá y otros lugares había sido aprobado, y que muchos de sus viajes fueron para negociar y promover el nuevo acuerdo comercial de América del Norte alcanzado por el presidente Trump.

Horas antes de la votación, el miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Robert Menéndez, publicó un informe sobre Craft indicando que sus “calificaciones se quedan cortas: ella no tiene el conocimiento, las habilidades, las calificaciones o la experiencia para liderar los esfuerzos de Estados Unidos en las Naciones Unidas” .

Los demócratas agregaron que Craft “mostró una falta de profundidad en cuestiones básicas de política exterior” durante su audiencia de confirmación. Además, se quejaron de que ella no parecía comprender las inversiones de su esposo, el multimillonario Joe Craft, empresario del carbón.

Se espera que Craft defienda la mayoría de las posiciones políticas que Trump ha adoptado. Durante su audiencia de confirmación, defendió la decisión de Trump de reducir los pagos a la ONU y retirarse de organismos como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, afirmando que las “ambiciones de la organización internacional a veces se han adelantado a la rendición de cuentas”.