Teherán. El gobierno de Irán amenazó este lunes con retirarse del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), luego de que países europeos pusieran en marcha un mecanismo de solución de diferencias (MRD) contra la República Islámica.

Los tres países europeos (Francia, Alemania y Gran Bretaña) que forman parte del acuerdo nuclear iraní celebrado en Viena en el 2015 anunciaron el pasado 14 de enero que habían activado el MRD, en el cual se prevé el restablecimiento por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de las sanciones levantadas en el marco del pacto.

Ante ello, el jefe de la diplomacia iraní, Mohammad Javad Zarif, declaró que la decisión de los europeos no tenía base legal y afirmó que, si ellos tomaban medidas adicionales, “sería considerado el retiro de Irán del TNP”, según el sitio de Internet del Parlamento iraní.

Concluido en 1968, el TNP es considerado como la piedra angular del orden nuclear mundial.

El acuerdo de Viena, que limita drásticamente las actividades nucleares iraníes, amenaza con volar en pedazos desde que el presidente estadounidense Donald Trump se retiró unilateralmente en el 2018, y restableció posteriormente duras sanciones económicas contra Irán.

Desde mayo del 2019, Irán se ha desvinculado de los compromisos que asumió en el marco del texto, en respuesta a las sanciones estadounidenses. Berlín, París y Londres quedan comprometidos con el acuerdo, pero Teherán los acusa de inacción.

Esfuerzos por recuperar cajas negras de avión

En otro tema, el gobierno de Ucrania insistió en que Irán debe entregar las cajas negras del avión de pasajeros ucraniano derribado por error el 8 de enero, luego de que Teherán se negara sorpresivamente el domingo a hacerlo.

El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Vadym Prystaiko, aseguró que transmitirá dicho mensaje al ministro iraní de Carreteras y Desarrollo Urbano, Mohammad Eslami, quien realiza una visita de trabajo en el país, y destacará que la entrega de la caja negra demostrará que Irán quiere una investigación transparente del accidente.

Irán indicó el domingo que estaba tratando de analizar las cajas negras del avión que sus militares derribaron este mes, negando una información anterior de que se la entregaría a Ucrania. Los 176 pasajeros del vuelo murieron.