Teherán. Irak ofreció el miércoles mediar entre Arabia Saudí e Irán, luego de que estallasen tensiones tras la ejecución en el reino de un importante clérigo chií y ataques contra dos edificios diplomáticos saudíes en la República Islámica.

La disputa ha causado que Arabia Saudí rompa relaciones diplomáticas con su acérrimo rival y pudiera dañar las gestiones para resolver los conflictos en Siria y Yemen, donde Riad y Teherán respaldan partes opuestas, además de afectar la implementación del acuerdo nuclear con Irán.

El canciller iraquí Ibrahim al-Jaafari propuso la mediación en una conferencia de prensa en Teherán, pero también se refirió a la ejecución del jeque Nimr al-Nimr como un crimen . Arabia Saudí y sus aliados dicen que al-Nimr fue declarado culpable de terrorismo y que las condenas de la ejecución son interferencias en los asuntos internos de Riad.

Irak ha asumido un delicado papel de equilibrio en medio del nuevo torbellino regional. El gobierno de Bagdad, mayoritariamente chií, depende de ayuda de Irán para combatir al grupo extremista Estado Islámico, pero está tratando también de reparar sus lazos con Arabia Saudí, que la semana pasada envió un embajador a Bagdad por primera vez en 25 años.

Hablando junto al ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, al-Jaafari dijo que la ubicación de Irak en el corazón del Oriente Medio le permite tener un papel singular en los esfuerzos para tratar de aliviar las tensiones .

Se nos ha dado esta responsabilidad y nosotros hemos estado activos desde los primeros momentos para reducir las tensiones y prevenir un desastre que pudiera afectar toda la región , dijo.

Rusia ha ofrecido también actuar como mediador, aunque no estaba claro si funcionarios saudíes o iraníes han respondido al ofrecimiento.

Zarif, mientras tanto, acusó a Arabia Saudí de exacerbar la crisis. Nosotros hemos tratado esas acciones con magnanimidad y nobleza, pero desafortunadamente nuestro vecino, Arabia Saudí, no respondió apropiadamente , dijo. El proceso de provocar tensiones debe ser frenado .

La disputa comenzó el sábado, cuando el reino ejecutó a al-Nimr y otras 46 personas convictas por terrorismo la mayor ejecución masiva en el país desde 1980.

Manifestantes en Irán respondieron atacando la embajada saudí en Teherán y el consulado en Mashhad. Arabia Saudí rompió relaciones diplomáticas con Irán y luego los diplomáticos iraníes en territorio saudí regresaron a Teherán.