Si hay algo que aprender de los incidentes de Ray Rice y Greg Hardy es que todavía hay líneas borrosas en lo referente a las mujeres que son violentas contra los hombres.

Tomemos a Ronda Rousey como ejemplo. La peleadora de UFC, e incipiente estrella de cine bromeó sobre el pasado de Floyd

Mayweather Jr. cuando dijo, tras superarlo en los premios ESPY el verano pasado, Me pregunto cómo se siente Floyd al ser vencido por una mujer por primera vez .

NOTICIA: UFC no es una pelea de la calle: Fabricio Werdum

Pero Rousey, en su autobiografía, describe un incidente terrible en el que golpeó en repetidas ocasiones a su ex novio, el luchador de MMA Timothy DiGorrio, después de descubrir que había tomado fotos de ella desnuda. En My Fight, Your Fight ella describe el enfrentamiento con el hombre al que ella llama Snappers McCreepy (algo así como el Pargo Horripilante), a quien al darle un golpe tan duro mi mano quedó herida . A continuación expresa:

Le di un puñetazo en la cara con un derechazo, luego un gancho de izquierda , escribe. Él se tambaleó hacia atrás y cayó contra la puerta.

¡Mis manos!, pensé. No puedo hacerles daño antes de una pelea.

Le di una bofetada con la mano derecha. Todavía no se movía. Entonces lo agarré por el cuello de la sudadera, le di un rodillazo en la cara y lo tiré a un lado en el suelo de la cocina .

La pelea terminó cuando ella subió a su auto y él se metió en el asiento del pasajero, pidiéndole que lo escuchara. Caminé alrededor del coche, lo tiré de nuevo por el cuello de la sudadera, lo arrastré a la acera y lo dejé allí retorciéndose mientras me alejaba a toda velocidad , escribió.

NOTICIA: Los mexicanos en EU, fundamentales para la UFC

Rousey no respondió a una solicitud de Eric Adelson, de Yahoo, o de The Washington Post para hacer comentarios. Como Adelson indica, se trata de una zona turbia. Destacó que el Departamento de Justicia de Estados Unidos define la violencia doméstica como un patrón de comportamiento abusivo que es utilizado por uno de los miembros de una pareja para ganar o mantener el poder y control sobre el otro . No está claro si hubo un patrón y DiGorrio, como muchos hombres, no llamó a la policía.

Aún así, Kim Pentico, de la National Network to End Domestic Violence, dijo: No me siento cómoda con su comportamiento (…) Lo que estoy en absoluto dispuesta a decir es que ha cometido violencia doméstica sin hablar con él y aprender más acerca de la relación , añadió.

Rousey no es la primera mujer atleta de alto perfil que se encuentra del otro lado del abuso. Hope Solo, la guardametas que ayudó a dirigir el equipo de fútbol femenil de Estados Unidos a su victoria de la Copa del Mundo el verano pasado continuó jugando para el equipo mientras estaba involucrada en un caso judicial en el que dos parientes la acusaron de golpearlos en un incidente familiar que terminó en los tribunales. Inicialmente rechazado, el caso de delito menor está abierto de nuevo luego de una apelación de la fiscalía.

Hubo un montón de preguntas e incredulidad cuando Solo continuó jugando para el equipo de Estados Unidos. Mike Foss, de USA Today, lo llamó el choque de trenes en el que los estadounidenses viajaron para llegar al título. Juliet Macur, de The New York Times, escribió en una columna titulada Hope Solo es una heroína en el campo. Repito, en el campo , y ha escrito de la disparidad de cómo se trata a los hombres y las mujeres:

En lugar de enviar un mensaje rápido y de gran alcance poco después del arresto de Solo, castigándola de alguna manera, la US Soccer ahora tiene a una mujer en la portería que está acusada de decir y hacer cosas muy feas. No es exactamente el tipo de mujer que te gustaría para un equipo . Pero el equipo de Estados Unidos ganó y Solo fue a la Casa Blanca con sus compañeras de equipo.

NOTICIA: Goyito Pérez se perderá el UFC 180 por lesión

Brittney Griner, la estrella de la WNBA, aceptó un acuerdo con la fiscalía en la primavera pasada y entró en un programa federal, después de un incidente doméstico que involucró a su entonces prometida Gloria Johnson. Griner se declaró culpable de conducta desordenada y fue sentenciada a 26 semanas de consejería sobre violencia doméstica, después de lo cual los cargos iban a ser eliminados.

Adelson indica: La atención de la sociedad a la violencia doméstica contra las mujeres podría estar socavando la atención necesaria a la violencia doméstica contra los hombres. Según un estudio del 2010 realizado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU, más de 5 millones de hombres habían sido objeto de abusos en el país en el año anterior . Y el mismo estudio encontró que 40% de los casos de violencia doméstica severa fueron perpetrados hacia los hombres. Aproximadamente una de cada cuatro mujeres (24.3%) y uno de cada siete hombres (13.8%) han experimentado violencia física severa por parte de su pareja , demostró el estudio.

Así que la idea de que la violencia doméstica contra los hombres no es un problema importante es simplemente falsa. También es un problema, sólo que no está tratado como tal.

Los hombres son reacios a presentar su caso, en parte porque a menudo hay menos daños, pero eso sólo aumenta la noción de un doble estándar. Tal vez el mejor estándar es que todos pongamos un alto a los golpes.

Cindy Boren es reportera de deportes para The Washington Post.