El gobierno francés anunció este martes que las "acciones se intensificarán" contra el islam radical y que disolverá el colectivo propalestino Cheikh Yassine "directamente implicado" en la decapitación de un profesor que mostró caricaturas de Mahoma.

"No se trata de hacer nuevas declaraciones (...) son actos lo que esperan nuestros conciudadanos. Estos actos se intensificarán", aseguró el presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante un discurso en la prefectura de Bobigny, al noreste de París.

En ese sentido, Macron anunció que el colectivo propalestino Cheikh Yassine, "directamente implicado" en el atentado y cuyo fundador Abdelhakim Sefrioui está detenido como parte de las investigaciones, sería disuelto el miércoles 21 de octubre en Consejo de Ministros.

"Las decisiones de este tipo sobre asociaciones (...) se sucederán en los próximos días y próximas semanas", agregó el jefe de Estado.

Samuel Paty, profesor de historia y geografía, fue decapitado el viernes cerca en Conflans-Sainte-Honorine, al noroeste de París.

Según el ministro del Interior, Gérald Darmanin, fue blanco de una "fatua" o edicto religioso emitido por el padre de un estudiante y el predicador Sefrioui por haber mostrado caricaturas del profeta Mahoma durante un curso sobre la libertad de expresión.

El agresor, Abdoullakh Anzarov, un ruso checheno de 18 años, fue abatido por la policía francesa poco después del ataque.

La investigación sobre el crimen avanza y ya hay 16 personas en detención preventiva, entre ellas cinco estudiantes de secundaria.