Las autoridades francesas pusieron bajo vigilancia reforzada a 20 departamentos debido a un creciente número de casos de coronavirus, anunció este jueves el primer ministro Jean Castex.

Esos departamentos -un quinto del total y que incluyen París y sus suburbios-- "acumulan indicadores desfavorables", alertó el primer ministro en una conferencia de prensa retransmitida por televisión.

En ellos se registra un nivel de incidencia de unos 250 casos por cada 100,000 habitantes, una presión hospitalaria "cercana al umbral crítico" y una "circulación viral que empieza a acelerarse seriamente", detalló.

Este aumento en el número de contagios se debe sobre todo a la variante inglesa del virus, mucho más contagiosa, que representa actualmente "cerca de la mitad" de los casos positivos registrados en el país.

El jefe del gobierno francés llamó a las autoridades locales a entablar conversaciones para tomar nuevas restricciones sanitarias a partir del fin de semana del 6 de marzo "si la situación se sigue degradando".

En el departamento de los Alpes Marítimos al sur y la aglomeración de Dunkerque al norte ya se implementaron medidas de confinamiento durante el fin de semana.

Entre los territorios bajo vigilancia figura también Mosela al noreste, en donde el gobierno anunció que desde el lunes los trabajadores fronterizos que vayan a Alemania tendrán que hacerse pruebas PCR semanales.

Tras haber implementado dos confinamientos nacionales, el gobierno francés apuesta por una nueva estrategia con medidas más localizadas para combatir la pandemia.

El objetivo es evitar a toda costa un tercer confinamiento total, que sería devastador para la economía y podría tener un alto costo político a 14 meses de las elecciones presidenciales.

Hay que hacer todo lo posible para retrasar" un posible confinamiento para "dar tiempo a que la vacunación produzca efectos", apuntó Castex.

La campaña de vacunación en Francia inició una nueva fase este jueves al brindar a los médicos generalistas la posibilidad de poner la vacuna de AstraZeneca - destinada a las personas de entre 50 y 64 años con patologías - en sus consultorios.

En total, 2.6 millones de personas en Francia han recibido al menos una dosis de una de las tres vacunas autorizadas en el país (1.3 millones han recibido las dos dosis).

A nivel nacional ya rige un toque de queda entre las 18:00 y las 06:00 y los restaurantes, cafés, bares, museos y cines están cerrados.

Más de 85,000 personas han muerto debido al coronavirus en Francia, uno de los países de Europa más golpeados por la pandemia.