Al menos dos personas murieron este miércoles al producirse una violenta explosión en un edificio del centro de Madrid, indicó el alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

El regidor dijo que según los primeros indicios, el siniestro se debió a una explosión de gas. La detonación se produjo en la céntrica calle Toledo, en un edificio perteneciente a una parroquia, y junto a una residencia de ancianos en la que no hubo que lamentar heridos, según anunció.

Uno de los heridos se encontraba en estado grave y fue trasladado al hospital. Además un miembro del personal de la Iglesia dijo que uno de sus voluntarios estaba desaparecido.

Las primeras investigaciones apuntan a una fuga de gas como probable causa de la explosión, que ha ocurrido en la calle Toledo, en el centro de la capital española, según dijo el alcalde de la ciudad, Martínez-Almeida.

Los cinco pisos superiores quedaron totalmente destruidos, con las paredes reventadas, mientras que los dos pisos inferiores seguían en su mayoría intactos, pero calcinados en algunas partes por las llamas.

El edificio era un complejo que proporcionaba formación residencial a los sacerdotes y también daba comidas a las personas sin hogar, dijo un vecino.