Berlín/Madrid. Europa vive un rebrote del nuevo coronavirus después de haber relajado medidas de confinamiento frente a una músuca celestial llamada vacuna. Mucho se habla de ella, pero nadie tiene la certeza de la fecha que la farmacia de la esquina la ofrecerá.

La ciudad alemana de Múnich anunció el día de ayer 21 de septiembre, que impondrá parcialmente el uso de cubrebocas en el espacio público, dentro de nuevas restricciones para luchar contra un aumento de los contagios de Covid-19.

A partir del jueves, el cubrebocas será obligatoria en los espacios donde no se pueda cumplir la distancia física en la muy turística capital bávara.

El derecho de reunión volverá a ser limitado: esta vez a un círculo de dos familias o de cinco personas sin parentesco, indicó su alcalde Dieter Reiter.

Esta regla se aplicará tanto en el espacio privado como público, así como en los restaurantes, detalló.

Las nuevas medidas se aplican cuando Múnich experimentó un aumento de nuevos casos de covid-19, con 55.9 contagios por cada 100,000 habitantes la semana pasada, cifra superior al umbral de 50 por cada 100,000 habitantes, lo que la convierte de facto en una “zona de riesgo”.

En el resto del país también ha habido un incremento de nuevas infecciones en las últimas semanas, llegando a situarse entre 1,500 y 2,000 casos diarios, lo que la coloca en los niveles de finales de abril. Sin embargo, la progresión es menor que la que se observa en España o Francia por ejemplo.

“Cuando vemos lo que ocurre con algunos de nuestros principales socios europeos, vemos de nuevo una transmisión casi incontrolada de las infecciones y no tenemos ninguna razón para pensar que esto no va a pasar aquí”, advirtió por su parte el lunes Steffen Seibert, portavoz de la canciller Angela Merkel.

Alemania registró 272,337 casos de Covid-19 desde el inicio de la pandemia y 9,386 fallecidos, según cifras del lunes del Instituto Robert Koch.

Madrid, confinamiento por región

Casi un millón de habitantes de la región de Madrid deben “quedarse en casa el mayor tiempo posible” a partir de ayer 21 de septiembre, para frenar la segunda ola de la pandemia.

Los habitantes de las zonas de Madrid afectadas, 850,000 personas que representan 13% de la población de la región, solo podrán salir por razones de primera necesidad, como ir a trabajar, al médico o llevar a los niños al colegio.

En Francia, Lyon, la tercera ciudad con más población, anunciará en breve medidas para controlar la pandemia. Se espera que las medidas sean comparables a las aplicadas en Burdeos y Marsella el fin de semana pasado como laprohibición de reuniones de más de 10 personas, reducción a 1,000 personas en el límite de afluencia a actos públicos, anulación de grandes eventos y suspensión de bodas.

Mientras que en Páises Bajos entraron en vigor desde el domingo nuevas restricciones en seis regiones del oeste -con ciudades como Ámsterdam, Rotterdam, Utrecht, Haarlem y La Haya. Se adelantará el cierre de bares y restaurantes y se limita a 50 personas el aforo.

Mientras que todos los pubs y restaurantes que se encuentren en Inglaterra deberán comenzar a cerrar a las 10 pm a partir del jueves, en lo que el primer ministro Boris Johnson aborda la segunda ola de contagios del Covid-19.