España aspira a recaudar más de 700 millones de euros (unos 810 millones de dólares) al año con un nuevo impuesto sobre los envases de plástico no reciclables, dijo el martes la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

El nuevo impuesto, de 0.45 euros por kilogramo de envases, está contenido en un anteproyecto de ley propuesto por el Gobierno para ayudar a cumplir el objetivo de la Unión Europea de eliminar progresivamente el plástico de un solo uso para el año 2021.

Si juntáramos todos los residuos acumulados en un año en España, sería posible rellenar 2.900 veces el estadio (Santiago) Bernabéu", dijo la ministra en rueda de prensa, en referencia el estadio de fútbol del Real Madrid.

En 2017, el año más reciente con datos disponibles, España habría recaudado 724 millones de euros por el nuevo impuesto, según Ribera. El nuevo impuesto todavía tiene un largo proceso parlamentario por delante.

La UE tiene la intención de prohibir las pajitas, cubiertos y platos de plástico de un solo uso para 2021 como parte de los esfuerzos por reducir la contaminación.

España recauda menos ingresos por impuestos ecológicos que otros países de la UE, según la ministra. El total español equivalía al 1.83% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017, mientras que la media de la UE es del 2.40 por ciento.

El nuevo impuesto se presenta en un momento en que el Gobierno trata de encontrar fuentes de ingresos para reducir el creciente déficit presupuestario causado por la crisis sanitaria del coronavirus.

Un impuesto a los plásticos no reciclables es una de las sugerencias que la Comisión Europea realizó a estados miembros de la UE con el fin de ayudarles a devolver una deuda de unos 750,000 millones de euros para financiar la recuperación económica de la pandemia.