Moscú. El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo turco discutieron un acuerdo sobre misiles que irrita a Estados Unidos, y también sobre una cooperación militar más estrecha durante una visita de Recep Tayyip Erdogan a Moscú.

Las dos partes deben “fortalecer la cooperación en la esfera técnico-militar”, dijo Putin a Erdogan al reunirse en el Kremlin.

“Con esto se refieren en primer lugar a la finalización del contrato para suministrar sistemas de misiles antiaéreos S-400 a Turquía”, indicó el presidente ruso.

“Hay otros proyectos prometedores en la agenda relacionada con el suministro a Turquía de productos militares rusos modernos”, agregó.

El acuerdo de misiles de Turquía, miembro de la OTAN, ha puesto a prueba las deterioradas relaciones con Washington.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, exhortó a Turquía a elegir entre el sistema de defensa ruso y los aviones de combate estadounidenses F-35, que Ankara también quiere adquirir.

Washington indicó la semana pasada que suspendería la participación de Turquía en el programa de su avión militar F-35 si Ankara adquiere los sistemas antimisiles rusos S-400.

Estados Unidos teme que la tecnología que tienen las baterías S-400 pueda ser utilizada para recolectar datos tecnológicos sobre los aviones militares de la OTAN y que Rusia pueda acceder a ellas.

La semana pasada, el secretario de Defensa estadounidense, Patrick Shanahan, dijo que confiaba en que Turquía abandonaría el plan y, en su lugar, compraría el sistema de misiles Patriot de Estados Unidos.

Erdogan sostuvo el viernes que el proceso de compra de este sistema de defensa antimisiles rusos S-400 “está terminado”, y precisó que las primeras entregas se harán en julio.

La visita de este lunes de Erdogan a Rusia es la tercera este año; las relaciones con EU están más tensas.